Hazte Lapón presentan ‘Gentil Colapso’ en Siroco, Madrid

Estoy segura de que si digo que Hazte Lapón han crecido de forma extrema e inesperada no se levantaría una sola mano en señal de protesta.

Hace unos días veía la luz Bromas Privadas en Lugares Públicos (Colectivo Dodo, 2013), trabajo que – finalmente – han conseguido de-terminar. La historia de todo esto es que no está terminado. Pero sí les determina. Me explico.

Recuerdo la última vez que vi a Hazte Lapón, no sé cuánto tiempo hace de aquello, pero sé que salí del Fotomatón (Bar) pensando si lo que había escuchado era una tomadura de pelo enorme o un concierto. No afinaban, no se seguían, no parecían entender bien qué querían hacer. Estaban contentos y –ya saben esas cosas se notan– lo hacían con cariño, tan visible, pero insuficiente.

Fue poner el primer pie en la calle y empezar a darle vueltas a lo mucho que me molesta eso de que a veces las bandas no piensen en lo que les hace interesantes frente a otros proyectos. O lo que les convierte en proyecto. En proyección. Un poco el libre albedrío de ‘montar’ un grupo y ‘a ver qué pasa’. Yo junto a esta gente y ya está: hecho.

Desde ese punto existen dos posibilidades: 1. Que el grupo se convierta en un epic-fail o 2. Que demuestren lo que pasa cuando uno coge una toalla para frotar el espejo.

El reflejo de Hazte Lapón es brillante. Ya se deja entrever en el material grabado, pero el directo es la prueba real. Y, esta vez, no sólo superaron en forma y fondo al disco, si no que hicieron que a muchos de nosotros nos diesen ganas de muchas cosas.

Sólido, Métodos Anticonceptivos, Siempre Fui el Primero (al que cogían al fútbol) y Rómpase en Caso de Incendio son un conglomerado. Una fórmula personal para contar las historias que Manuel, Saray, Omar, Rosa, Jesús y David consideran relevantes. Eso es algo que no ha cambiado tanto, el ácido de sus letras y la rabia encubierta del pop. Y así es como crecen los grupos. Demostrando, una vez más, de la mano de La Fonoteca, hasta dónde son capaces de llegar. Es fácil: o se tiene, o no se tiene. Y Hazte Lapón lo tienen. Han llegado a ello.

Esperamos que el EP se convierta en largo pronto. Y que ‘La Herencia’ sigan abriendo sus conciertos. Que haya chicas sangrando por la nariz en el baño –por la fuerza con la que se golpean al bailar– antes de que toque el grupo que encabeza la noche siempre es más y mejor.