Festival Gigante 2017: lo pequeño se hace grande

Festival Gigante - crazyminds.es

Fotografía: David Moya

Muchas veces valoramos de una manera más cercana todo aquello que puede costar más y conseguir un cartel atractivo y colgar el cartel de “no hay entradas” en el primer fin de semana del mes de septiembre de 2017 con toda la oferta que hay en materia de festivales tiene mucho mérito.

El Festival Gigante se presenta como una opción modesta y cercana donde gobierna el indie nacional pero deja espacio para buenas bandas internacionales. En su cuarta edición, ha apostado fuerte por bandas de renombre pero hay dado también oportunidad a nuevos nombres que algún serán el relevo generacional de los actuales cabezas de cartel.

En términos generales  ha sido una muy buena edición, sin aglomeraciones, sin colas en ningún lado ni agobios. Un festival para gente que ama la música y comprende el respeto hacia ella, en todo los estados posibles. Un ponemos un diez muy grande, amigos.

Pasamos a desmigar todo lo que nuestros ojos han visto a nivel musical.

Viernes 

Aunque pusimos el turbo para llegar pronto, la carretera nos hizo un complot y llegamos a Los Coronas. Estoy segura que Juan Zelada me perdona y prometo estar en primerísima fila en su gira porque es puro talento y estamos 100% seguros que lo gozasteis. Los madrileños asumen un reto en cada directo y es que el público actual no está acostumbrado a vivir un concierto puramente instrumental, espera letras, coros, berrear.

Pero no, aquí uno viene a deleitarse viendo los ágiles dedos que se deslizan por guitarras y bajos, disfrutando con cada madera que choca pertinentemente con las piezas de la batería. Nosotros, como asistentes, lo vivimos igual con o sin letras ya que su rock americano nos traslada en un instante a las áridas tierras del sur. Como siempre estuvieron a la altura y es que son muchos años haciendo lo que hacen con éxito.

El siguiente pase lo daba Jairo Zavala, más conocido por su pseudónimo musical Depedro. Posiblemente estemos hablando de una de las mejores voces de la música actual, la calidez de su tono de voz hacen que una canción se convierta en una grandísima canción. Si a esta cualidad innata le sumamos las brillantes composiciones que rodean El Pasajero, su último largo, os diremos que pasamos un rato de lujo. Además de sonar estas piezas de su flamante trabajo, recuperó otras de su amplio repertorio como la entrañable Diciembre. Alabamos su gusto contando historias de cualquier lugar del mundo a través de la música. Un genio.

Desde la capital de España nos vamos a la capital del rock: Granada. Creo que de lo mejor que le puede pasar a un músico es nacer en la cuna del indie que es esta ciudad, un auténtico hervidero de bandas de renombre y un incesable apoyo a la música local. Envidio sanamente el trato de arte que se le da a la música en la ciudad andaluza.

Una de esas formaciones que han sabido aguantar el temporal han sido Niños Mutantes. Podrían haberse liado y haberse convertido en una banda comercial,pero han apostado por el crecimiento orgánico, ese que se produce solo gracias al trabajo bien hecho. Nos gusta mucho verles evolucionar musicalmente, dando rienda suelta a su creatividad y sabiendo donde queda su sitio. Nos encanta escuchar Errante pero también cosas chulas como Menú del día. Directo brillante y es que dudo que fallen alguna vez.

El siguiente turno era para Love of Lesbian. Aunque están a unos meses escasos de cerrar gira aún tienen hueco para algunas fechas antes de la inmensa responsabilidad que conlleva dar el salto a los grandes recintos.

Como siempre verlos es un placer sobre todo porque en éste último viaje estamos viendo que las canciones de El Poeta Halley han cogido cuerpo y personalidad, mas ahora que Ricky Falkner se ha unido como bajista. Pero el último trabajo de los catalanes es una excusa para repasar su dilatada discografía y aún quedan ratos para tocar Club de Fans de John Boy, 1999 o Belice. En un acto de egoísmo echo en falta canciones de antes del boom pero entendemos que no puede sonar todo y menos en festivales.

 

Love of lesbian gigante 2017 - crazyminds.es

 

Lo que sí puedo afirmar es que fueron dos horas muy intensas y de calidad suprema, con un montaje cuidado y menos excentricidad que antaño, tengo la bella sensación de que envejecemos juntos. Resumiendo, estuvieron sobresalientes.

El final de la noche lo puso Fuel Fandango. Parece mentira que un arte tan olvidado por la juventud como el flamenco haya calado con tanto aplomo y sin duda es un espectáculo ver cómo se funden las guitarras con la voz de Nita. La verdad es que sin ser una de mis bandas favoritas pero reconozco que su éxito es completamente ganado.

 

Fuel Fandango - crazyminds.es

 

Aunque el frío nos ensombreció la estancia estábamos emocionados por la segunda jornada que se avecinaba.

 

Sábado

Somos unos valientes y nos dimos el madrugón para ver algo muy maravilloso: Los chicos de Yo, Estratosférico, oriundos de esta bonita ciudad, saltaban a la plaza de Santo Domingo a darlo todo. Y cuando decimos todo os prometemos que no hay exageración. Quedaros con este nombre porque estamos 100% seguros que en muy poco tiempo liderarán carteles, hay madera y actitud y mucho, mucho talento. Ese brillante cierre que tienen siempre forma parte de mi memoria, ¡Inmensos!

Ya en el recinto, y escuchando como Idealipsticks daban su último concierto con grandes dosis de emotividad, esperábamos a León Benavente.

Lo de esta banda es la auténtica bomba. Con dos discos y un EP saben arrancar de cada uno de nosotros toda la ira contenida, casi convirtiéndose en una katarsis colectiva ya que desde el primer acorde la banda de Abraham Boba se deja la piel provocando una gran fiesta. Se lucieron pero bien, firmando el mejor concierto del festival, un huracán irresistible, un torbellino imparable. No nos pueden gustar más y no nos cansaremos jamás de verlos. Habitación 615, Ánimo Valiente, Maestros Antiguos o Ser Brigada ya forman parte del cancionero contemporáneo.

 

León Benavente - crazyminds.es

 

Mientras que esperábamos a Nada Surf y el bueno de Coque Malla hacía las delicias de los asistentes, nos paramos a ver a Noise Box, una banda con altísima proyección. Nos gustaron por su sonido envolvente con mucha garra.

Ahora sí, turno para los newyorkinos. Lo de Matthew Caws y su banda es como ver El curioso caso de Benjamin Button en vivo, cada vez más rejuvenecidos en todos los niveles. Son muchos años trayéndonos este rock enérgico, donde ver su soltura y su destreza, una energía arrolladora, mucha clase. He tenido la suerte de verles muchas veces en directo y siempre se me eriza la piel, siento un ataque de nostalgia positivo que me remite muy buenos recuerdos.

 

Nada Surf - crazyminds.es

 

Sus canciones siempre tiene esa chispa, sea alguna más reciente como Cold to see clear o hits como Popular o The Blankest Year, ese pop gamberro que a todos nos sale del corazón cantar. Siempre que acaban sus conciertos salgo rezumando belleza por mis oídos porque son músicos increíbles e incansables.

Además, anunciaron que en febrero volverán a hacer un concierto homenaje a Let Go, uno de sus discos imprescindibles, ¡Aquí os esperamos!

 

Nada Surf - crazyminds.es

 

Pero aún quedaba mucha noche y era turno de Iván Ferreiro. Si hay una banda admirable, es la suya, rodeándose siempre de los mejores músicos cada noche, siempre con caras notables. Aunque el set list lo hemos oído a lo largo de la gira, excepto algún giro como Tupolev, nos emociona ver en vivo ese dramatismo con el que Ferreiro recrea cada verso, cada estrofa. Nos encanta vivir El viaje de Chihiro o Pájaro Azul, cantar a pleno pulmón Turnedo o perdernos en la delicadeza de El pensamiento circular. Maldito mago de las emociones, Iván. Sublime.

 

Iván Ferreiro - crazyminds.es

 

Aunque pudimos disfrutar de The Gift a una modesta distancia y nos agradó lo que vimos, nuestra despedida se cerraba con Los Punsetes y es que son fascinantes, esas letras punzantes aderezadas con esos aires punk y shoegaze nos dejan muy locos, y es que ¡Viva! es otro acierto donde vuelven a tocar temas muy actuales y vuelven a criticar ferozmente a través de sus letras. No nos pueden gustar más.

 

Los Punsetes - crazyminds.es

 

Y dando botes nos fuimos de Guadalajara, especialmente satisfechos porque a nivel musical ha sido todo brillante, ¡Volveremos, gigantes!

 

The Gift - crazyminds.es