Festival Do Norte: Contrastes. Día 1. Los Enemigos, Love Of Lesbian, Pegasvs, La Casa Azul

KLAUS & KINSKI - FESTIVAL DO NORTE

Para ciclógenesis explosivas, iglúes sonoros. Las malas previsiones meteorológicas pasaron de largo, casi sin rozar la undécima edición del Festival do Norte, para la que se curaron en salud con unas hermosas carpas blancas en forma de iglú.

 

Una edición que estuvo contra las cuerdas, muy cerca de no realizarse, en muchos momentos, pero que se sacó adelante con un cartel compuesto de bandas nacionales al 100%.

 

Un cartel que ya de entrada chirriaba (daremos nombres y apellidos) respecto a ediciones anteriores, pero que ha supuesto la mayor entrada de la historia del festival.

 

Contrastes. Los Enemigos (en su última gira) y el playback de Nancys Rubias (estrellas de MTV-reality). Alaska/Fangoria vs Polock. Las apuestas por Pegasvs, Los Pilotos, Disco Las Palmeras!, Dirty Socks, Varry Brava. La nueva indie-comercialidad de Love of Lesbian, Lori Meyers, La Casa Azul. En contraposición con el show de variedades de Fangoria, el playback de Mario Vaquerizo y resto de las Nancys o el rock sin contemplaciones de Los Enemigos. Obviamente económicante habría que felicitar a los programadores, y por el éxito de público. Pero esto puede ser muchas cosas, pero no es el Festival do Norte. Pero vayamos a lo que vamos, a lo importante. Resumen del primer día del festival.

 

Creo que los festivales deberían empezar con un sesión de dj´s. Así sin más explicaciones. Y no dejarlos para el final. Creo que los grupos se merecen un mejor horario. Dirty Socks abrió el fuego del festival, obviamente no a la mejor hora, pero los de Santiago tienen muy buena pinta. Ritmos marcados, rock oscuro, guitarras, noise, lo-fi.

 

Luego llegó el turno de los murcianos Varry Brava, una de las sorpresas del año con su debut y su música festivalera por excelencia, que cumplieron con lo que prometen, mucha fiesta. Para cerrar el escenario pequeño Klaus&Kinski y traer su último trabajo, Herreros y fatigas, al primer festival de la temporada. No son santo de mi devoción, la verdad. Sí de muchos Crazyminders. La verdad es que en directo sonaron muy bien, muy compactos con los teclados, violines, guitarra, bajo. Y la voz de Marina. Y su gran baile.

 

Los conciertos pasaron al escenario grande, el gran iglú con Pegasvs. Muchas ganas de verlos en directo. Gran primer disco, lleno de grandes letras, drones, ruiditos, dream, lo-fi. Son la gran promesa indie del año. Yo los hubiera programado para el final. Sin duda. Pero se encontraron cómodos en el escenario grande.

 

Guille Milkyway o La Casa Azul continuaron con el Festival. Un Guille Milkyway dueño de su música, creador y frontman de su universo pop, de neones, melodías de la Polinesia meridional y baile, que provoca el fervor de sus seguidores. La mitad de los del festival.

 

Los Enemigos tenían mucha tirada entre los asistentes y no defraudaron. Fueron los continuadores de la noche con su gira de despedida o de reaparición. O porque no hay pasta. Josele Santiago, Fino Oyonarte, Manolo Benítez y “Animal” (Chema Pérez) pusieron su parte para llenar el iglú grande y tener a más de diez mil personas saltando con las canciones de siempre. Con lo que saben hacer, letras directas, guitarras directas, rock sin paliativos. Son legión sus seguidores. También con otras edades (hecho de agradecer), ataviados con sus camisetas negras, se hicieron con el control del escenario.

 

Para cerrar el primer día, en cuanto a conciertos se trata, Love of Lesbian. Sin sacarse el plumas, quejándose del frío, demostraron que son el grupo pseudo-indie de mayor popularidad en la actualidad y se llevaron a la gente de calle. Cerrarían Rober Bodegas y el gran Amable, en la sección dj´s.