Ellos revolucionan Murcia

Willkommen,
bienvenue, welcome!

Los anfitriones eran Ellos, es
decir, Santi Capote y Guille
Mostaza
. La consigna era fácil, dejar los problemas
fuera, porque en Sala B la vida era
divina y habíamos ido a disfrutar. Sólo hacía falta echar un
vistazo ante el público para darnos cuenta que no estábamos ante un
concierto más, los componentes de Varry Brava y
Fran Guirao de Second, entre
otros protagonistas del mundo Indie levantino, también habían ido
para divertirse. Lleno absoluto, la ocasión lo merecía.

Al escenario salen
Santi y Guille, los dos
solos, y recuerdan los tiempos en los que actuaban con banda,
aquellas actuaciones en las que todo era maravilloso hasta que
llegaba el momento de pagar a los músicos, ahí se perdía
la magia
, dice Guille. Por eso ahora
viajan con Roland, que lo sabe hacer
todo y no pretende luego cobrar
. Se trata de un
sintetizador Roland SH-101 al que
Guille Mostaza le saca mucho partido.

Guille
Mostaza
se arrodilla en el escenario, se sube a los
altavoces, abraza a Roland, entra al aseo,
cierra la puerta y canta desde allí varios minutos, ofrece a
alguien del público el micrófono que, sorprendido, se convierte en
miembro improvisado de Ellos por unos minutos,
habla con el público, con Fran Gas, batería de
Varry Brava que también fue el realizador del
videoclip Mientes al que llama al escenario para
devolverle un periódico.

En contrapartida, Santi Capote
se hace con una parte del escenario de la que apenas se mueve,
ataviado con un chaleco que recuerda al que lucía Marty
McFly
en Regreso al Futuro, y no
dice nada en todo el concierto. Quiero decir que no dice nada con
la boca, hablan sus manos a través de su guitarra. Lo escuchas y
está todo dicho.

Sobre el escenario, Ellos son
el ying y el yang, Santi y
Guille se complementan a la perfección y nos
zambullen en un show alejado del típico concierto cuadriculado que
se repite de sala en sala. El show de ellos es único e irrepetible.
Las canciones forman parte de la fiesta pero la fiesta no se
interrumpe entre canción y canción mientras a sus espaldas se
proyectaban imágenes de Falcon Crest,
Campeones o el famoso gol de
Señor.

Ellos se metieron al público en el
bolsillo desde el minuto uno. Lo nuestro,
Mientes, Diferentes,
Campeón, Creo que no o
Cerca, fueron varias de las canciones con las
que repasaron su exquisita discografía. Pero no contento con
eso, Guille se arrancó en varias ocasiones
y versionó Nena de Miguel
Bosé
o Club de Fans de John Boy de
Love Of Lesbian acompañado únicamente de
Roland y un público que a esas alturas ya estaba
totalmente entregado a la fiesta.

En definitiva, vimos a dos grandes
músicos que habían venido a pasarlo bien y a hacernos pasarlo bien
y lo consiguieron con creces.

Tras el concierto se pusieron detrás de la mesa de
mezclas con ánimo de no terminar la fiesta pinchando temas que iban
desde Pulp o Morrisey a
Camilo Sexto pasando por los presentes
Varry Brava, pero eso ya es otra
historia.