El Columpio Asesino + Edredón, sonido en mayúsculas para la noche madrileña

EL COLUMPIO ASESINO

Fecha: 14 de abril de 2011

Lugar: Sala Rock Kitchen (Madrid)

Sala Rock Kitchen, 22:10 pm, tarde, como ya es habitual para los que conocemos la sala, y entran silenciosos, aunque parezca mentira, los madrileños Edredón. Público listo, set preparado y cara de tenerlo muy claro.

Los chicos de Origami no tardaron más de medio minuto en demostrar que la decisión en su gesto era la misma que traían. Un único trabajo publicado, influencias electrónicas como OMD o Daft Punk, pasando por los sonidos experimentales de Velvet Underground o Yo La Tengo. Incluso detalles que recordaban por momentos a Placebo o a algún mitificado sinte made in Depeche Mode. Con ese aire a Massive Attack que nos pegaba mientras sonaban. A pesar de la complicación de abrir para El Columpio Asesino, con todo lo que implicaba tocar antes de que ayer presentasen por primera vez en Madrid uno de los mejores discos en español de los últimos meses; Edredón, ellos y su disco homónimo, supieron hacer reaccionar a un público que no siempre se presta. Movimiento, ruido, giros, precisión, efectividad, brutalidad: SONIDO. Entre los temas con más pegada bailamos Canguro (como no), Querido Pedagogo o Sopena.

Si no por encima, los de Carabanchel supieron estar a la altura de Pamplona. Una altura de vértigo, desde luego. El Columpio Asesino cogieron el relevo no mucho más tarde. Los también cinco, con influencias tan diferentes como Portishead, Sonic Youth o Pixies, lo que quiere decir contundencia. Con una carrera algo más extensa, los veteranos sorprendían con la publicación de su último álbum Diamantes (2011). El sonido mucho más oscuro, mucho más técnico y concentrado, más nítido, más fuerte, decididos y abiertos al cambio. Cambio que abren con la mudanza a Mushroom Pillow y con la dureza y la claridad de este nuevo álbum. Con el ambiente más que predispuesto estalla la lluvia de hits: Perlas, Diamantes, Corazón Anguloso, la versión de We Are Standard On The Floor, MGMT, Toro, lo primero. Y después, clásicos.

Supongo que los que opinaban que este último trabajo restaba algo de carácter al grupo ya no lo ven tan claro. Supieron esclarecer dudas en vivo y quedarse con el ánimo y el cariño del público madrileño que tenía incluso más ganas de columpiarse que ellos cuando publicaban ayer horas antes del concierto: “República y Speed… toda la noche”.