Cuando Dios hizo el Edén pensó en… La Mujer América

ZAHARA

Fecha: 31 de marzo de 2012.

Lugar: Sala Stereo (Murcia)

Son muchos los artículos, noticias y reseñas de muchos medios que aseguran que Zahara ha cambiado desde que nos presentara en 2009 su primer disco La fabulosa historia de… y, evidentemente, cuando escuchas La pareja tóxica o la oyes en directo, puedes asegurar que mucho ha cambiado esa frágil chica con aspecto inocente. Para comenzar, la inocencia se ha tornado rabia, y es que la dulce voz de esta ubetense afincada en Barcelona ahora nos parece una suave caricia de espino. Zahara no ha cambiado, ha mutado. El resultado de la mutación es un tsunami hecho mujer que todo lo arrasa a su paso y, finalmente, lo deja todo en un estado de calma que nada tiene que ver con la paz. Quien quiera ver a una niña que come pasteles porque está enamorada (ya se sabe que las niñas enamoradas, si lo están, comen pasteles), se ha equivocado de concierto. Zahara nos viene a hablar del verdadero amor, ese que tiene fecha de caducidad y nos destruye, pero no queremos olvidar. Zahara viene a [email protected] que el amor es un ejercicio de autodestrucción bello y dañino a partes iguales.

Zahara subió al escenario de la Stereo arropada por los aplausos de los fans que atesoró con su anterior álbum y los nuevos, que pronto quedarían en silencio para escuchar atentamente a Zahara versionando de una forma magistral América de Nino Bravo, una pequeña y a la vez rara intro para el que fue su primer tema, Leñador y la Mujer América.

Zahara desató su faceta más rockera, con unas interpretaciones cargadas de rabia, crudeza y belleza mientras nos cantaba una a una las canciones de su nuevo álbum. El público se animó a unir sus voces a la de Zahara en canciones como Mariposas, El lugar donde viene a morir el amor, Camino, El caso de emergencia o la sensacional camino a L.A.

No faltaron tampoco algunos temas de La fabulosa historia… como Merezco o Tú me elevas, aunque esta vez Zahara apostó por versionarse a sí misma y nos presentó estos temas con un aire más rockero, más directo. Sin duda, una gran decisión, contentaba a quienes querían escuchar las canciones que llevaron a la jienense a ser radiada a todas horas y a ser imagen de la Vuelta Ciclista y, por otro lado, contentaba a quienes ven en este disco una evolución fundamental para Zahara y solo se sienten cómodos en los nuevos formatos que nos presenta Zahara. Para unos y para otros, fue un placer escuchar de nuevo estas canciones.

Siempre es un placer escuchar a Zahara cantando You’re the One That I Want, tema que forma parte de la Banda Sonora de Grease, y que interpretaba Jhon Travolta.

Después de los bises el público pedía más y Zahara, aunque estaba muy cansada (el día anterior había actuado en Alicante y el anterior a este en Cartagena… y le esperaba otra actuación al día siguiente en Albacete), salió para regalar un nuevo tema a un público que había estado especialmente entregado. En este caso, en contraste con la tónica general del concierto donde habían predominado las canciones de desamor, Zahara se arrancó con la que, según ella, es la canción más ñoña que se ha escrito jamás: Chico fabuloso.

De esta manera concluía un concierto magnífico en el que Zahara nos mostró todo su nuevo disco y las versiones que ha realizado de los temas que ya conocíamos.

Un concierto difícil de olvidar.