Cruïlla Barcelona 2015: primera jornada

Processed with VSCOcam with m3 preset

El sol daba muy fuerte, el calor no cesaba ni un instante y, a diferencia de otras ocasiones, apenas corría el aire esta tarde en el recinto del Fórum. Pero, igualmente, la gente ha empezado a llegar temprano, con ganas de bailar, en el festival veraniego de la capital catalana, el Cruïlla. Los primeros en tocar han sido los mexicanos Troker, una combinación instrumental centrada en el jazz y el rock, una buena opción para ir calentando los motores y prepararse por una jornada intensa.

A continuación nos hemos dirigido hacia el escenario PayPal, era el momento de ver si aún estaban en forma las Cocorosie. Aunque apenas había sombra, una gran muchedumbre estaba instalada para ver a las hermanas Casady. Un recital curioso e interesante; melodías que mezclaban una voz lírica con el beatbox (toda una sorpresa) o el hip hop. Nos han hecho saltar y bailar, transportados a otra dimensión presente en el último disco de las Cocorosie, Tales of Grasswidow. Y una hora de concierto, la duración ideal para su recital (quizás, si se hubiera alargado un poco más, habría empezado a hacerse un poco aburrido).

Processed with VSCOcam with p5 preset

Ahora era el momento de ver a uno de los grandes nombres del día, Jamie Cullum… Y no ha fallado. Para los que lo conocían poco, seguramente se han llevado una grata sorpresa. Para los que ya lo conocíamos e, incluso, ya lo habíamos visto, el joven nos ha vuelto a sorprender. Aunque usa los recursos de siempre: voz, piano, actitud enérgica, percusión sorpresa en el piano, saltos… Siempre acaba sorprendiendo por algún sitio. Posiblemente, el recital con más ritmo de la jornada, es increíble como el artista cosigue ligar la emoción del jazz con un baile sin freno. Por supuesto, no han faltado los covers de Rihanna (Don’t Stop The Music, Umbrella) ni sus canciones más queridas (All At Sea, Everything You Didn’t Do, I’m All Over It, Twentysomething). Anotación: ha conseguido alargar 20 minutos más el concierto e improvisar una canción para todos los espectadores de Barcelona.

Si a Cullum le han dejado alargar su concierto, ha sido ya que el recital que venía a continuación, el de Of Monster and Men, se ha tenido que reducir mucho. ¿El motivo? El bajista del grupo estaba en el hospital y han tenido que cortar muchas canciones del tracklist. Aunque al final el concierto solamente ha durado unos 40 minutos, el público asistente lo ha disfrutado igual ya que los hits no han fallado. Quizás, al ser un grupo relativamente nuevo, aún les falta un poco de gancho; pero van por el buen camino.

Cada vez se olía más nervios y emoción en el ambiente. El aire dejaba de pasar entre el conglomerado de gente que se iba formando delante del escenario Estrella Damm. El cabeza de cartel estaba a punto de llegar, en pocos minutos Kendrick Lamar saldría a cantar. Aún faltaban más de 15 minutos pero la explanada ya lucía bastante llena. Pero, cuando las luces se cerraron, fuimos totalmente conscientes de la locura que el nuevo rey del hip hop desata (y se contagia, mucho). No faltaron los temazos de su último disco, como i o King Kunta, ni los clásicos tan queridos por sus fans, m.A.A.d city o Bitch, Don’t Kill My Vibe. Lamar cumplió las expectativas, y consiguió que, a lo largo de una hora y media, el público no dejara de saltar, cantar, mover el brazo y, sobre todo, sudar.

En el Cruïlla ya se sabe que uno no puede descansar, que cuando acaba un concierto, empieza otro en el mismo instante. Y que, cuando el ritmo empieza a subir, ya no baja hasta acabar la jornada. Así que, después de rapear con Kendrick Lamar, a bailar con el funk de The Cat Empire. Es de estas bandas que mejoran en directo, por el buen rollo, por el show musical pero, sobretodo, porque puedes bailar sin parar con centenares de personas a tu alrededor. Una de estas bandas animadas, con un estilo propio a base de combinar géneros, que tanto gustan a los seguidores fieles del Cruïlla.

Y del funk de The Cat Empire, al indie pop de Capital Cities. Lo reconozco, aunque tenía curiosidad por el directo de la banda, también tenía miedo que fuera el típico grupo de una sola canción que no tiene nada más que el single emblemático. Pero no ha sido así, el recital ha ido in crescendo y subiendo el nivel a la par que la locura de su público. Gran importancia en el show del joven de la trompeta, no solamente por su gran ayuda en las canciones, también por su actitud: por favor, que no se deshagan de él. Han cumplido su función; cuando han acabado, toda la gente estaba llena de energía con ganas de seguir bailando después de toda la adrenalina que el dúo de Los Ángeles nos había inyectado. Por supuesto, no ha faltado Safe & Sound (tanto la original como un remix que han usado para acabar el concierto).

Cruilla2015

Y, para acabar la noche, que no pare el ritmo con los Zuco 103, grupo de Brasil, que mezcla la música brasileña y el jazz con la electrónica  más bailable, trasladando a los espectadores en el carnaval de Río. Y, aunque algunos seguían el concierto estirados en la hierba, ya cansados de toda la jornada, una gran masa de gente seguía bailando dejándose guiar por la alegría de la cantante Lilian Vieira. ¡Qué mejor canción para acabar el primer día que el emblemático Nunca Mais de los latinos!

Para la segunda jornada, descansad y recuperad todas las fuerzas, ya que no espera un día de lo más completo con actuaciones de Ms. Lauryn Hill, Emeli Sandé, Franz Ferdinand & Sparks, Damian Marley, Aloe Blacc… Nos vemos ahí. ¡Arriba Cruïlla!