Rosalía y Raül Refree tiñen de rojo, amor y emoción el Palau

Los Ángeles ha sido, sin duda, uno de los álbumes más comentados este pasado 2017. Aclamado por la crítica y querido por el público, el debut discográfico de Rosalía, acompañada por Raül Refree, ha demostrado como el flamenco puede ser tan actual como cualquier otro género musical. Una extensa gira han recorrido los dos a lo largo de todo este año, tanto por España como incluso en algunas ciudades europeas. Pero ayer se despidieron de Los Ángeles en una noche que muchos recordaremos durante años. Ayer, Rosalía & Raül Refree, dentro del Guitar Bcn 2018, llenaron de rojo pasión, amor y emoción el Palau de la Música de Barcelona.

“Sé que no puede haber cosa tan bella y que cielos y tierra beben de ella, aunque es de noche. / Su claridad nunca es oscurecida y toda luz de ella es venida, aunque es de noche. / Aunque es de noche, la corriente que nace de esta fuente bien sé que es tan capaz y omnipotente”. Estos versos forman parte del último single que sacaron, Aunque Es De Noche. Tema original de Enrique Morente y uno de los momentos más emotivos del recital. Fue la segunda canción de la noche, después de un precioso Si Tu Supieras Compañero, pero estos versos ya te estaban anticipando lo que iba a ser el concierto. Aunque era una noche fría y lluviosa, el recital estuvo lleno de luz y calidez. Aunque todos éramos distintos y desconocidos, nos unimos en harmonía por la fuerza de los acordes. Aunque estamos en unos momentos en los que la sociedad parece haber enloquecido y perdido la cordura humana, a lo largo de una hora y media vimos que aún hay esperanza y amor por encima de todo.

Si ha sido tan exitoso todo lo que ha rodeado Los Ángeles, entre muchas otras cosas, se debe al efecto de bálsamo emocional. Quien escucha el disco, la voz de Rosalía y la guitarra de Raül, tendrá la sensación que se encuentra en un oasis de humanidad y afecto dentro de la aparente fría y mecánica realidad en la que nos estamos conviertiendo. Y ayer el Palau de la Música se convirtió en este páramo sanador. No es de extrañar que, por ese motivo, la mayoría de gente que vea en vivo su espectáculo se acabe enamorando de ellos y el efecto que les provoca su música. (Me apostaría que gran parte de los asistentes de ayer, ya habíamos presenciado Los Ángeles en vivo y queríamos repetir, por última vez, esta gran experiencia musical).

Cuando Rosalía canta, cuando Raül toca, ves como lo están viviendo completamente, como si fuera la primera vez que lo hacen. Pero el público también lo vive de una forma muy parecida, y aquí es cuando se establece el vínculo emocional. La empatía. Hasta cuatro veces se levantó de las butacas un Palau de la Música lleno para aplaudir los dos músicos. Después de cada canción, más de un minuto de aplausos que cesaban solo porque empezaba el siguiente tema. Rosalía contó emocionada qucuando era pequeña, soñaba en cantar en el Palau de la Música. No solo ayer lo cumplió, sinó que seguramente protagonizó uno de los mejores conciertos de música contemporánea de la temporada barcelonesa.

Los Ángeles al completo

Complicado escoger los mejores momentos del recital, ya que todos los temas brillaron por si solos y de formas distintas. La fuerza de Catalina o De Plata, la melancolía de Si Tu Supieras Compañero, Día 14 de Abril, Que Se Muere Que Se Muere, la tristeza de Nos Quedamos Solitos o La Hija de Juan Simón, el impresionante final de Por Mi Puerta No Lo Pasen (que provocó que más de uno se levantase de la silla y gritase un “Olé!” de forma insconsciente)… Y tampoco olvidar I See A Darkness (versión de Bonnie ‘Prince’ Billy), primer tema que interpretaron los dos juntos pero que fue el elegido, de forma muy certera, para finalizar su gira de Los Ángeles. Muchas lágrimas de emoción se derramaron ayer en una oscuridad que brillaba por la voz y la guitarra de Rosalía & Raúl Refreee. Cada interpretación que hacen es única, nunca suena de la misma forma Catalina. La música que tocan les viene directo de dentro, de las emociones, y eso hará que siempre sea algo con matices diferentes a las otras veces.

Y eso marcó el fin, de momento, del proyecto conjunto entre Rosalía & Raül Refree. Podremos seguir viéndolos, pero por separado. Es curioso como funcionan las agendas, ya que en el Sónar vuelven a coincidir, pero cada uno con su proyecto en solitario. Pero, tal y como ayer anunciaron, parece ser que Los Ángeles, finalmente, se ha terminado. Os dejamos con algunos de los versos que cerraron el recital. “Well I hope that someday buddy we have peace in our lives. Together or apart. Alone or with our wives. And we can stop our whoring and pull the smiles inside. And light it up forever. And never go to sleep”

Escrito por
Más de Ferran Cano

Eels comparte ‘Where I’m At’ (Audio)

Los californianos nos dejan escuchar otra canción de su nuevo disco The...
Leer más