La nostalgia de Ocean Colour Scene

?

1 de diciembre de 2016.
Sala Apolo (Barcelona).
Festival del Mil·leni.

Buena oportunidad la que nos brindó el Festival del Mil·leni, dentro de su ecléctica programación, de poder disfrutar de una banda como Ocean Colour Scene en un espacio como la sala Apolo, donde la cercanía y el sonido son las grandes bazas. Y más  cuando el concierto se trataba de conmemorar el vigésimo aniversario de Moseley Shoals, su gran disco dentro de la trayectoria de la banda.

La sala a rebosar en toda la planta baja, y la banda no se hizo rogar demasiado encadenando al poco de empezar Riverboat Song y The Day We Caught The Train, al estilo del mencionando álbum, dejando el listón muy alto, y repitiendo casi el inicio del disco, que empieza con unos hits incontestables para irse para otros derroteros menos enérgicos.
Porque para que engañarnos, Ocean Colour Scene tiene unos hits que después poco tienen que ver con el resto de la discografía, más pausada e incluso con un predominio del acústico en ocasiones. Y exactamente esto es lo que nos dieron, un set de canciones redondas, pausadas y puramente british. Del mejor british posible.
No deja de ser curioso que cerraron con Hundred Mile High City, pura psicodelia como colofón y evidentemente otro gran tema de la banda.

La formación demostró el buen hacer, una vez finalizada la actuación nadie salió defraudado, pero si algo frío, con la sensación de que deberías haber sido más intenso. Quizás se podría reabrir el debate de las giras de aniversario de disco, si son interesantes o realmente una manera de justificar una gira cuando la banda está en sequía compositiva… En todo caso, faltó un punto de energía, de llevar al público a su terreno. Posiblemente el orden de los temas con un principio tan enérgico y un cuerpo del concierto tan reposado propició que el público no se fundiera más con los artistas.

Así salimos, con la sensación de ver a un clásico, con ganas de disfrutar, y es lo que pasa con las giras aniversario, se juega mucha nostalgia y a veces es mejor que lo recuerdos se queden como están, antes que la realidad los poga en su sitio, y a Ocean Colour Scene los puso dónde les toca, como una banda que no debería hacer giras de aniversario, sino simplemente giras, para que toquen el repertorio que quieran y en el orden que quieran. Se nos quedó algo corto.