Cold Specks abren el Black Music Festival

Foto: Jordi Teixidó.

10 de febrero de 2015.
Antiga Fabrica Damm (Barcelona).

 

Pistoletazo de salida del Black Music Festival. El festival que mayoritariamente tiene programadas las actuaciones en Girona y cercanías, y que llenará las noches de febrero y marzo de ritmos negros. Y como aperitivo se nos presentó la primera actuación en el acogedor marco de la Antiga Fabrica Damm.

Cold Specks fue la banda escogida para dar por empezado el festival, y sí, empezó por la puerta grande. Quizás no muy conocidos de momento, pero Al Spx, vocalista y alma de la banda ya se codea con Moby o Michael Gira de Swans, lo que también nos indica que no estamos ante una propuesta convencional.

La banda compuesta por músicos canadienses, ingleses y alemanes que se estructura con una formación de vocalista, guitarra, teclista, batería y saxo; que a simple vista cuadra con una banda de soul, pero que en realidad van por un camino completamente diferente. Cold Specks se sale del concepto neo soul que alguien podría esperar, para tocar las teclas del gospel, jazz, math rock o el post punk de Joy Division, banda con la que comparte ritmos y letras. Todo gira en torno a su potente vocalista, ofreciéndose como una banda de cantautora: Spex nutre sus canciones de tristeza y poesía, cantando a sus padres, al racismo, a la nostalgia de los tiempos pasados, a la soledad…

Los que los conocimos con su segundo disco, Neuroplasticity (2014), claramente experimental y con devaneos que se mueven entre el minimalismo y los estallidos de noise dignos de una banda de post rock, ayer también nos encontramos con otra faceta, la tranquila, plagada de coros cercanos a un gospel contenido. La faceta de su anterior trabajo, I Predict A Graceful Expulsion (2012). Temas como Blank Maps con la letra cambiada, ya de por sí un tema triste tornado en algo desolador, o la preciosa The Mark, que nos dieron una bofetada para rendirnos ante la grandeza vocal de esta interprete de la cual los discos de estudio no hacen justicia, mostrando una desnudez desgarradora y cercana a la par.
Incluso se atrevió versionando We Know Who U Are de Nick Cave & The Bad Seeds, llevándola completamente a su terreno. Bravo.

Abrir el Black Music Festival con este artista es una clara declaración de intenciones. De un festival que no se quiere quedar con el tópico de música negra clásica sólo cercana al soul y el blues sino que quiere acoger a bandas más eclécticas e inclasificables como ésta. Única en su especie, totalmente original y desatada de etiquetas, y con la capacidad de acallar con la sola voz de Al Spx al público que irrespetuosamente charlaba por la parte de detrás de la sala, y vaya si los calló, sólo con su prodigiosa voz y su personal acento.