Boat Beam despiden la primavera en Madrid

Fecha: 20 de Junio de 2012

Lugar: Café Berlín (Madrid)

Esto que van una australiana, una norteamericana y una española con una viola, un chelo y una guitarra. No es un chiste – ni muchísimo menos – es Boat Beam. Estas tres chicas que se conocieron en Madrid y encandilaron a crítica y público con su mezcla de folk, indie y pop de cámara aterrizaron anoche en el Café Berlín de Madrid para presentar los temas de sus (hasta ahora) dos largos: Puzzle Shapes (2009) y Reincarnation (2011).

Pasadas las diez y media de la noche, subía al escenario Boat Beam en su versión más reducida: Aurora al piano, Alisha a la viola y Josephine a la guitarra acústica y voz, las tres ataviadas con vestidos rojos. La formación de trío les duró un par de canciones hasta que se incorporó un batería para materializar las canciones más cañeras del repertorio empezando por Amsterdam 1740 y continuando con Falling Over, en las que Josephine se colgó la guitarra eléctrica y Alisha dejó la viola para ocuparse del sintetizador que hacía las veces de bajo. A estos temas, siguieron Sabio (del que presentaron el videoclip en febrero de este año) y Sharkfins.

A estas alturas de la noche, las chicas de Boat Beam ya tenían al público madrileño en el bolsillo: estaban en su salsa, tanto es así que incluso se animaron a contar un par de chistes en castellano, todo ello sin dejar de dar las gracias al público y haciendo hincapié en lo fantástico que es tocar en Madrid. Y el público, claro, encantado de la vida también. Una de estas cosas maravillosas que se da en los conciertos pequeños, no en los estadios de fútbol…

Alcanzada esa confianza mutua entre grupo y público, pasaron a presentar el material en el que han estado trabajando el último año de cara a su nuevo trabajo. Recuperando otra vez el formato de trío, Aurora, Alisha y Josephine se acompañaron en estos temas de loops que ellas habían generado por ordenador. Esto de los loops tiene unas ventajas enormes a la hora de componer, pero en directo es bastante deslucido, a excepción del momento en el que Josephine loopeo en directo su espectacular voz, superponiendo hasta cuatro voces.

La velada terminó con Sirens, Fishing for Spears y Axis of Rotation, pero ante la insistencia del público madrileño, las chicas volvieron a saltar al escenario para despedirse finalmente con una versión del ¡Ay qué pesado! de Mecano y una frenética última canción que contó con la colaboración (y el charango) de Nieves, de J.F.Sebastian.

Con todo esto, Boat Beam demostraron que tienen cuerda (y loops) para rato. Un sonido muy limpio, un concierto divertido, unas voces espectaculares y una música preciosa: probablemente la mejor manera de despedir la primavera…