Bilbao BBK Live (Viernes): Pixies, Belako, WAS, José González, Ocean Colour Scene y más

BELAKO

Continuamos con nuestra crónica particular del Bilbao BBK Live. Le toca el turno al viernes, uno de los mejores días de esta edición gracias a la calidad de los conciertos que presenciamos, y que probablemente será recordado por muchos por el magnífico concierto que dieron, no los Pixies, sino BELAKO, quienes (con el permiso de los fans de Pixies) fueron los auténticos protagonistas de esta segunda jornada.

Un día más subimos andando a Kobetamendi, para evitarnos las colas de los autobuses y para no perdernos la primera cita importante de la tarde, la de José González. El sueco de origen argentino congregó a muchísima gente en el escenario principal, y eso a pesar de que el xirimiri volvió a aparecer y en momentos parecía que incluso amenazaba con llover, pero no fue así y las canciones intimistas de José encajaban perfectamente con ese horario y en ese entorno al aire libre rodeado de montes y árboles. La sencillez de su puesta en escena, las guitarras acústicas, los músicos que le acompañaban que interpretaron de manera magistral los coros, la cuidada percusión, la dulzura de su voz y temas como Deadweight On Velveteen, Heartbeats e incluso una maravillos versión del Teardrop de Massive Attack nos conquistaron por completo.

José González

 

Llegado este momento, decidimos continuar, por lo menos durante 20 minutos más, con las canciones intimistas, y la calidad musical de la mano de Nudozurdo, un grupo que con razón tiene cada vez más adeptos, y es que no es para menos, ya que sus conciertos rozan la perfección. Su música nos lleva hasta atmósferas sonoras que nos recuerdan al post punk y post rock, canciones donde la parte instrumental está ejecutada de manera impecable, que en ocasiones nos perturban, y cuando sonó El Grito, comprobamos cómo se nos erizaba el vello de nuestra piel.

 

Nudozurdo

 

Era la hora de ver a uno de nuestros grupos favoritos allá por los años 90, así que nos trasladamos hasta el Heineken Stage para ver a unos Ocean Colour Scene en plena forma. Los de Birmingham venían a repasar sus 20 años del Moseley Shoals , pero tampoco quisieron dejarse en el tintero grandes éxitos del Marchin’ Already, y a pesar de no encontrarse un escenario a rebosar, cosa que los fans del grupo agradecimos por aquello de que nadie invada nuestro espacio vital, nos hicieron disfrutar gracias a un gran sonido y a una ejecución perfecta de sus canciones, quizás pecaran de sosos con el público, pero allí vamos a escuchar y a disfrutar de la música y en su repertorio de algo más de una hora, no faltaron temas como Get Away, The Riverboat Song, Better Day, Get Blown Away o Travellers Tune.

 

Ocean Colour Scene

 

Llegaba uno de los momentos más dramáticos de la noche para muchos de los asistentes, (bueno, no para los guiris, dicho con todo el cariño), llegaba el momento de elegir entre Belako o Love Of Lesbian. Yo lo tenía muy claro desde el principio, mi apuesta era por los de Mungía, y el acierto fue absoluto, ya que estábamos a punto de presenciar el mejor concierto de la jornada, sí, sí, como lo leéis, el mejor. (He de decir que parte de mis acompañantes se decantaron por ir a ver a LOL, y alguno se llegó a arrepentir, otros, por supuesto no, y disfrutaron como chiquillos con los catalanes).

El huracán Belako salía al escenario para provocar, eso, un auténtico tornado. El escenario Pepsi Stage se quedó diminuto para ver a los de Munguía presentar Hamen, y la gente llegaba a casi bloquear la entrada al recinto de Kobetamendi y los baños que se encontraban bastante más atrás.

Ahora un pequeño inciso, muchos ya sabéis lo que es un pogo, pero para los que no, aquí os pongo la definición copiada de la Wikipedia, para que lo entendáis: “El pogo en realidad no es un baile sino que consiste en moverse frenéticamente de varias maneras durante la actuación de un grupo de música fuerte (especialmente en el Punk rock, el Rock, el Ska, el oi, La música electronica y el hardcore), practicado en grupos, a veces formando un círculo entre los que lo hacen (generalmente llamados “mosh pit”) entre los asistentes, o bien individualmente.”

Pues no uno, ni dos, sino hasta tres pogos llegaron a provocar los de Mungía en las primeras filas, madre mía, aquello era como estar en un concierto punk, no, aquello era un concierto punk. Temas como Sea of  Confusion, con todo el público coreando el Na Nara Naaa mientras no parábamos de botar, mientras Josu levantaba los brazos entre canción y canción y gritaba: ¡Aupa Ahí, Eskerrik asko! ¡Qué majos son estos chicos! Track seiKey nos sirvieron para tomar aliento, pero pronto la tregua acabaría con temas como Haunted Hause o la versión de Nina Simonne Sinnerman, conviertiendo aquello en una pista de baile gigante. Acabamos chorreando en sudor y extasiados por presenciar un conciertazo en el que hasta Josu se atrevió a tirarse al público. Aquello no iba a ser fácil de superar. Aquí os dejamos el vídeo de un cachito de Sinnerman, para que veáis lo que era aquello.

 

Continuamos en ese mismo escenario para no perdernos a otro grupo de la tierra. Era el turno de WAS, y como tenemos debilidad por Deu, qué le vamos a hacer, no nos acercamos a ver a Grimes. No había tanta gente como con Belako, pero aun así la afluencia de público fue mayor de lo que se cabía esperar teniendo en cuenta que a la misma hora tocaba Grimes.

Las txalapartas, estaban preparadas en el escenario, y allí apareció nuestro querido y carismático Deu dando las gracias y muy feliz. Comenzaron con I Like You As You Are, y Willy y él se pusieron a los mandos de las txalapartas. Su sonido hipnótico y los ritmos electrónicos nos pusieron a bailar a todos, le siguieron temas como Electric Love, pero en seguida Jon tomó la guitarra para interpretar  O7:45″ (Bring Me Back Home). Deu no paró de repartir amor para todos, y a hipnotizarnos con su movimiento de pelo. Acto seguido salió Cris de Belako para interpretar Until It Melts de manera magistral, pero qué voz tiene esta chica, y para terminar con la fiesta nada mejor que recurrir al infalible On The Floor que dejó a un Deu extasiado, diciendo que nos quería a todos y que estábamos todos muy guapos. Enorme Deu. Te queremos.

WAS I

 

Llegaba la hora de otro de los momentazos de este Bilbao BBK Live, les tocaba el turno a Pixies, quienes contaban con innumerables fans, que consiguieron abarrotar el escenario principal, y es que la expectación era máxima. Nosotros quisimos ver el concierto desde la distancia, pero alguno de nuestros acompañantes, muy fans de Pixies, lo vivieron desde primera línea, y creo que aún hoy siguen levitando. Los de Boston son un grupo de culto, eso no se puede discutir, y a pesar de que hemos escuchado de todo acerca de su concierto en Kobeta, os resumo nuestras impresiones tras el concierto. A pesar de apenas interactuar con el público, eso no incomodó para nada a los fans, ya que a cambio, Pixies, les compensó con más de una treintena de canciones, entre ellas varios adelantos de su inminente nuevo disco como el single de adelanto Um chagua lala, y eso es precisamente lo que quieren los fans, escuchar un tema tras otro de su grupo favorito. Los temas icono de la banda, Where is my mind? y Here comes your man, sonaron una detrás de otra. Debaser, U-mass, Broken face, tampoco faltaron en el setlist, y las canciones fueron las protagonistas junto a la peculiar y más que reconocible voz, muy característica, de Black Francis. ¿Quién necesita una gran puesta en escena si lo que prima es la calidad de las canciones? Brutales, y los fans, los de siempre, los de toda la vida, salieron flotando en una nube. (Gracias a Matías por su foto).

Pixies

 

Para nosotros ese sería el broche final de esa jornada. Queríamos madrugar al día siguiente para no perdernos los conciertos de la mañana por el centro de Bilbao, y es que la cita bien lo merecía, McEnroe y León Benavente.