BILBAO BBK LIVE (SÁBADO): Último día con León Benavente, Tame Impala y Foals como protagonistas

Tame Impala

Último día del BBK Live Festival. Se acababa y nos daba muchísima pena, pero quedaba un largo día por delante con grandes directos.

El día amanecía soleado en Bilbao, por fin, y tras un buen desayuno, nos acercamos hasta la sala La Ribera. Este día merecía la pena estar a las 12:00h en el centro de Bilbao, para ver a una de nuestras bandas fetiches, McEnroe. Al llegar nos encontramos con una sala pequeñita, pero llena hasta la bandera, y es que McEnroe bien merece un madrugón. Había una nueva incorporación en la banda a los teclados y ayudando con la percusión. Si estuvisteis allí y os digo que aún me emociono al recordar el concierto, seguro que lo entendéis. Y es que McEnroe es sentimiento puro, es dolor, es recuerdo, es emoción, te llega directo al corazón, bien para enternecerlo o bien para partírtelo en dos, así sin miramientos.  La voz de Ricardo interpretando Los Valientes, La Cara Noroeste, Mundaka, El Puente o Rugen las flores, con lo cuidado de la instrumentación, así como el respeto del público, que luego en Kobetamendi no lo sería tanto, quizá porque éste ya era distinto, fueron las que nos hicieron salir de allí con un nudo en el estómago.

Nos dirigimos todo lo rápido que pudimos hasta El Arenal, para no perdernos a León Benavente, que esa misma noche darían un concierto sublime en las campas de Kobeta.

León Benavente Arenal

El entorno era genial, y la banda estaba posicionada en el quiosco circular del Arenal con unas vidrieras espectaculares. Allí habían comenzado ya los de Abraham Boba su concierto, rodeados de innumerables seguidores, pero también de muchos curiosos. Llegamos mientras sonaba Ánimo Valiente. Se les veía cómodos tocando a esa hora y pudimos ver cómo el gran Abraham se contoneaba a ritmo de Gloria, Aun no ha salido el sol, Rey Ricardo, Habitación 615 y, cómo no Ser Brigada, aunque es verdad que se notaba que estaban disfrutando en ese precioso entorno, pero estaban algo contenidos, tal vez por la hora o porque querían reservarse para el bolazo que acontecería a la noche.

En ese punto decidimos dejar los conciertos para la tarde, e ir a reponer fuerzas, y es que la tarde prometía.

Esta vez, nos tomamos la subida a Kobetamendi con más tranquilidad y llegamos para ver al grandísimo Father John Misty en el escenario Heineken Stage. Era la primera ver que tenía ocasión de verle en directo, y aunque esto que voy a decir no suena nada profesional, me encantó, y sí, a mi también me conquistó Josh Tillman.

Father John Misty

Le acompañaba una banda de 5 grandes músicos vestidos todos ellos de negro, muy elegantes, pero la estrella era él, Josh con camisa blanca, y americana y pantalones negros que destrozó debido a una caída subiendo del foso, y a sus innumerables revolcones con el suelo. A este señor el carisma le rebosa por los poros de la piel, y eso es así, su imagen, sus contoneos y su gran voz nos embelesó a todos, y eso que no estaba en estado sobrio precisamente, de ahí lo de su caída, y que besara en la boca a una fan de la primera fila. I Love You, Honeybear fue uno de los momentos álgidos de la actuación, con todo el público venido arriba, ese y el cierre por todo lo alto con The Ideal Husband. Un gran concierto con un gran sonido, de 10.

Fuimos corriendo al escenario principal, donde parte de nuestros acompañantes ya estaban cogiendo sitio para el concierto de Tame Impala. Otra vez el sonido del escenario principal no era para nada bueno, y eso que la banda de Kevin Parker llevaba a sus técnicos de sonido con batas de médico, es decir, a los médicos del sonido, que estuvieron revisándolo instantes antes de salir a escena. A la gente este detalle parece no importarle si uno comienza por todo lo alto con Let it happen, y si además a una ctuación de hit tras hit (Elephant o The Less I Know the Better) le acompañas de imágenes psicodélicas, casi de caleidoscopio, y una gran actitud, el éxito está asegurado.

Tame Impala

 

Dejé allí a parte del grupo que me acompañaba, ya que en el Pepsi Stage ya había empezado McEnroe, y sí, les habíamos visto en La Ribera a mediodía, y sí, en breve les volveremos a ver en directo, pero cuando un grupo es mucho más que eso para ti, y encima es de la tierra, y toca en su casa, y en uno de los festivales más importantes de este país, uno simplemente se deja llevar por el corazón y decide apoyarlos. Así que dejamos la aglomeración de las primeras filas de Tame Impala compuesta básicamente por miles de jovencitos en su mayoría guiris (siempre lo digo desde el cariño, que conste) quemados por el sol (la estampa era muy graciosa), para adentrarnos en la tranquilidad de los de Getxo.

 

McEnroe

 

La hora puede que les perjudicara, por eso de solaparse con uno de los grandes, pero, ¿ hay algo más especial que ver a McEnroe al atardecer?. Comenzaron con Los Valientes, seguido de Rugen las flores, Tormentas y La electricidad, y no faltaron El Puente ni la magnífica La Cara Noroeste, y si en un primer momento no había mucha gente, hacia la mitad del concierto, nos percatamos de que la situación había cambiado. No se abarrotó, pero se llenó, hecho por el que la banda daría las gracias visiblemente emocionados. Es verdad que nos gustó más la actuación que habían dado por la mañana en la sala La Ribera, quizás porque en sala se aprecian mejor esos matices que tiene la música de McEnroe o puede que fuese porque allí la gente fue bastante más respetuosa con el grupo. Entiendo que sea inevitable hablar, y más en un festival, pero por favor, si no os convence, iros a la barra del bar, o a cantar al karaoke, tanto el grupo como los que allí estábamos os lo agradeceríamos muchísimo. Dicho esto, os aseguro que vimos a los de Getxo muy a gusto, y muy agradecidos con la asistencia , y para terminar un concierto que se nos hizo muy corto, decidieron regalarnos Vendaval, incluido en la cara B de su disco Las Orillas.

Decidimos, tras reponer fuerzas, continuar en el mismo escenario para repetir doblete, y es que le tocaba el turno a León Benavente. He tenido ocasión de verles varias veces en directo, tanto en sala, como en festivales, y éste fue el mejor concierto que he presenciado de la banda. Salen al escenario eufóricos, y suenan los acordes de Tipo D. Abraham Boba se crece diciendo eso de “Quiero que esto sea un Hit”. ¿ Alguien se acuerda con quién se solapan? y eso qué importa:”Gástame una broma infinita, dame todo lo que hace falta,…, ” Estamos todos cantando California, Abraham es una rock star, sí señor, sus contoneos, su manera de jugar con los sintetizadores, nos mira directamente, nos provoca, está en constante comunión con nosotros y con su banda, está entregado al doscientos por cien. Creo que hasta en el casco viejo se escuchó lo de “Tengo el país que me merezco“, y es que con Gloria, nos llevó a todos a una, no extraña, sino gran euforia. Abraham estaba pletórico, y nos confesó que tenían muchas ganas de venir al BBK  Live pues Bilbao es una de sus ciudades favorita. Sudor, movimiento hipnótico de su pelo, magnífica ejecución de bajo, guitarra y batería, y magnífica interpretación de todos los temas. ¿De verdad se puede sudar tanto? Sí, lo habíamos hecho el día anterior con Belako, y hoy de nuevo León Benavente lo ha logrado. Aún no ha salido el sol es el preludio al gran final, sí, a Ser Brigada, donde Abraham bajó al público y se dio un baño de masas literal. Fantástico concierto, enorme toda la banda que se despidieron agradeciendo muy sinceramente y también emocionados la gran acogida. Gracias a vosotros por ese magnífico concierto, en el que además el sonido fue sobresaliente, junto con el concierto de Father John Misty, de lo mejor de esa jornada.

León Benavente I

 

Agotados, tras ese intenso concierto, decidimos tomar posiciones más alejadas para ver el concierto de Foals. Confieso que no soy seguidora de esta banda, y si en un principio, no entendí muy bien que fueran los cabezas de cartel del sábado, tras su actuación y tras ver la cantidad de gente que congregó y la satisfacción  y la entrega tanto de Yannis Philippakis, líder y guitarra de la banda, como de los asistentes, una lo empieza a entender. Allí dejé a Matías (gran fan de la banda y uno de mis acompañantes, que por cierto, me ha ayudado a la hora de hacer esta crónica) en primeras filas, para después contarme sus impresiones en primera persona. A pesar de una puesta en escena bastante austera, fue una de las mejores ejecuciones del escenario principal de todo el festival. Enlazaron hit tras hit, comenzaron con Snake Oil, seguido de Olympic Airways para continuar con My Number, y lejos de decaer aquello fue in crescendo. Gran carisma, carreras por el pasillo central, pero sobre todo grandes temas, hicieron éste uno de los conciertos con mayúscula de la jornada.

Foals(Foto tomada de la web del BBK Live).

Con Foals, pusimos punto y final a esta magnífica edición del BBK Live. En resumen y en líneas generales, podemos decir que ha sido una gran edición, con sus pros y sus contras.

Entre los contras hay que destacar el tema de la limpieza. Es penoso ver el estado en el que queda la campa tras un concierto, un vertedero de vasos de plástico, y a pesar de que había contenedores y operarios de limpieza, éstos fueron insuficientes. Nuestra recomendación es poner vasos reutilizables, como se hace ya en varios festivales, como en el Low  de Benidorm. También en cuestión de limpieza de baños, he de decir que ésta fue escasa o inexistente, no lo sé, pero a las 21 horas de la tarde, era un milagro encontrar un baño limpio. Y otra pequeña pega fue poner el karaoke justo frente a las mesas de las zonas de restauración. Resulta bastante molesto escuchar los berridos de la gente mientras uno cena, por ello no pensamos que fuera la mejor ubicación, pero esto ya es una opinión personal.

Pero los pros ganan a los contra sin duda,  y hay que destacar que por ejemplo ningún día, ni siquiera el primero, sufrimos colas ni para recoger la pulsera, ni para entrar al recinto. Encontramos numerosa oferta gastronómica dentro del recinto, y numerosas barras, aunque los precios resultan bastante caros. Pagar con dinero sin necesidad de cambiarlo por Tokens es de agradecer por el tiempo y el dinero que te ahorra. El acercar el festival al centro de la ciudad con los conciertos de día nos parece un acierto total. Pero si por algo ha destacado el BBK Live de esta edición, ha sido sobre todo por contar con uno de los mejores carteles de los festivales estivales de nuestro país, en el que ha habido gran variedad de grupos de diferentes estilos con grandes nombres internacionales, pero sobre todo, con una gran calidad de bandas nacionales, cada vez con mayor presencia en el festival, por lo que felicitamos a la organización.

Una gran edición que nos ha dejado con un fantástico sabor de boca. Desde CrazyMinds os damos la enhorabuena, ya que organizar un festival de semejante envergadura no es nada fácil, con todo el trabajo que ello supone, mucha gente no sabrá lo duro que es, así que desde aquí os decimos ZORIONAK!!!

Nos vemos en el BBK Live 2017.