Biffy Clyro: Entre el grito, la sensibilidad y el inmovilismo.

biffy_clyro

11 de diciembre de 2013.
Sala Razzmatazz (Barcelona).

 

Buena oportunidad para ver a los escoceses en un club. Esa banda que la primera vez que visitó nuestro país fue teloneando a Queens Of Stone Age en la gira del Era Vulgaris (2007), y que ya provocó un interés inusitado en una parte del público que se compró la entrada para ver a Biffy Clyro y no al revés. Actitudes poco usuales hacia una banda poco usual.

Han pasado 5 años y la formación ha crecido una barbaridad, se ha afianzado y tienen una legión de fans incondicionales. Su último trabajo de estudio el Opposites (2013), un disco doble que aguanta el tipo, todo y que hubiese sido un excelente LP sencillo recortando algunas canciones, y que  se anunció como un paso hacia delante para la banda, y se quedó como un intento de crecer pero sin una evolución clara, siendo una extensión de la línea de Puzzle (2007) y el aclamado Only Revolutions (2009), donde  dejaron atrás el legado de Fugazi para abrazar su propio estilo manteniendo sus influencias pero utilizándolas a su favor.

Y quizás esa es la encrucijada dónde se encuentran los de Simon. Han llegado a una excelencia en la ejecución de sus conciertos y van realmente sobrados, y saben que son una máquina engrasada de hacer himnos, pero al finalizar el concierto nos quedó una sensación de linealidad, de que en algún momento Biffy Clyro encontró su canción y en ella se anclaron para sacar de ahí excelentes temas para olvidar algo de experimentación en el camino.

Abrieron orgullosos con un corte de Opposites, disco del que cayeron Different People, Black Chandellier, o Biblical, que sonaron enormes, incluso mejor que en el álbum. Only Revolutions también tuvo un gran protagonismo, y es que los Clyro tienen una saca enorme de temas donde escoger: The Captain y The Golden Rule (Las 2 brutales), la juguetona Bubbles, Many of Horror… Se echó en falta algunos temas de Puzzle, a mi parecer un disco más interesante a nivel compositivo, y de éste rescataron una Folding Stars en versión acústica, siendo este momento el único que se salió de la descarga enérgica de toda la actuación.

Resumiendo, nos encontramos con un concierto en mayúsculas, sonando épicos y brutales, poco hay que decir en ese aspecto, ya que no se les podía pedir más; se dejaron la piel y nos dieron una buena ración de Biffy Clyro. Lo que empieza a urgir es que para sus siguientes trabajos empiecen a evolucionar y a salir del patrón de composición en el que están sumergidos, ya que se resienten sus directos por culpa de esa linealidad. Por otro lado, toda la actuación la banda fue con un guitarra de soporte que estuvo todo el rato de espaldas al público y medio escondido entre los altavoces al lado de la batería. Sabemos perfectamente que Biffy son un trío y que ellos tienen todo el mérito, pero si para que su directo sea como debe ser necesitan un músico adicional, no es algo de lo que deberían esconderse.

Actitudes curiosas para una banda inclasificable que tiene el paradójico don de componer sensibles canciones con una desgarradora rabia llena de baterías furiosas.

La pelota está en su campo, ¿Quieren ustedes la eternidad?, jueguen a ganar, arriesguen por favor.

Escrito por
Más de Jordi Teixidó

Enorme retorno en solitario de Mark Lanegan

Fecha: 2 de abril de 2012. Lugar: Sala Apolo (Barcelona) Foto: Jordi...
Leer más