Berlinist. Belleza. Teatro del arte

Foto: Alexandre Casal.

6 de febrero de 2014.
Teatro del Arte (Madrid), dentro del ciclo Son Estrella Galicia.

Érase: belleza. Música de Cámara. En la siguiente hora podremos apreciar la técnica y maestría de los concertistas. La metodología de la emoción aplicada en una praxis calmada, sosegada, pero a la vez evocadora y relajante.

Hace frío fuera. Un frío de helarte. Teatro del Arte.  Entramos en su caja negra, con asientos blancos, como las teclas de un piano. Entramos dentro. Todos sentados. Silencio. Un silencio cómodo.

Suena. Un piano. Un harmonium. Un cello. Una bateria. Los pequeños toques de un marxophone.  Pequeñas  campanas o timbres, que se muestran expuestos en una pequeña mesa al lado de Gemma Gamarra y  su voz. En el centro.  Suena su voz. Voces. También la de Marco Alba, piano y resorte principal del grupo. Voces que empastan a la perfección creando una resonancia envolvente. Veáse: belleza. Lirismo sonoro. Hace calor dentro.

El grupo con base en Barcelona se confiesa nervioso, por ser la primera vez que acuden a Madrid a tocar, pero las teclas pulsadas son las correctas.

La armonía. El harmonium de Luigi Gervasi.  Gemma se agita marcando con su cuerpo y pies los originales golpes de la batería de Ignasi Canals,  las extrañas escobillas relamiendo los platillos, los enormes y finos dedos de Marco correteando por el teclado. Sin amplificación. Casi. Todo suena más puro, más natural. El arco arrastra el mundo, la chelista es un punto de apoyo.  Adriana Lorenzo, es su nombre. La voz de Gemma desgrana Landscapes y ollie falls asleep.

“Berlinist dreams about music and makes music like dreams”. No se podría explicar mejor. No entraremos si es folk, art folk, dream folk o el motivo de que nos guste un grupo sin guitarras, ni bajo. Es una belleza. Crazyminds recomienda el disfrute de sus conciertos.