Aspe sonó (definitivamente) muy bien

FESTIVAL ASPESUENA

Los días 31 de Julio y 1 de Agosto tuvo lugar el festival Aspesuena. Celebrado en Aspe (Alicante), este festival es una apuesta del ayuntamiento por la música, de manera que ofrecen disfrutar de grandes nombres del panorama musical independiente nacional gratuitamente.

Afortunadamente, en Aspe no tuvimos que mirar al cielo (aunque sí durante los rayos y relámpagos de las primeras horas de la noche) para preguntarnos si aquello sería un “Aspe Sound” pasado por agua, y pudimos ser testigos de lo que fue un gran festival, lleno de emoción e ilusión por parte del público, artistas y organizadores.

El viernes parecía ser el día más esperado o más interesante para los asistentes. El cartel anunciaba las actuaciones del valenciano Tórtel, Sidonie y Standstill: tres reconocidas bandas muy diferentes entre ellas, pero coincidentes en el hecho de hacer música (muy buena) sobre un escenario.

Tras Los Átomos Djs, era el turno de Sidonie. Los barceloneses, que llevan todo el verano recorriendo los escenarios de prácticamente cada festival, salieron al escenarios cual hawaianos con collares de flores, sombrilla, cerveza y jugando a las “palas” al ritmo del legendario California Girls de los Beach Boys, así de divertidos y empezando un show que prometía ser genial. Hicieron honor a su fama de mejorar mucho sobre un escenario, en el que pudimos gritar, saltar y bailar con canciones de Costa Azul Sierra y Canadá (su último trabajo) entre otras.

La fiesta empezó con Fascinado y On the sofa del psicodélico salón de Shell Kids, provocando nostalgia a todos aquellos adeptos a su primera época. Continuaron por la Costa azul e hicieron una parada para un nuevo tema, Aunque Dylan se muera, y no faltaron los himnos para el público como En mi garganta, Por ti, o ya el épico Un día de mierda, en el que todos esperamos ansiosos a Marc entre el público. El contrapunto lo pusieron las guitarras de El bosque, La sombra y culminando con el éxtasis de El incendio, en el que ardió todo Aspe.

Probablemente la inminente disolución de Standstill era una razón más que suficiente para visitar ese fin de semana Aspe. Con las dos últimas fechas en Barcelona en el horizonte, el viernes se convirtió en el momento más perfecto y emotivo para la despedida sobre los escenarios para los que allí estábamos, no como ha ocurrido hasta ahora en sus pasados conciertos, y es que en el Festival Aspesuena sí que tuvo lugar el auto homenaje y despedida con un recorrido por toda la historia musical de la banda, satisfaciendo la necesidad de recitar esos versos por Enric Montefuscoso y la necesidad de los allí presentes por escucharlo por (casi) última vez en directo.

Con la formación actual al completo, Enric Montefusco, Piti Elvira, Ricky Falkner, Ricky Lavado y Victor Valiente, comienzan las despedidas la voz de Enric y los silencios atronadores. Un privilegio asistir de nuevo a la explosión en la percusión de Nunca, nunca, nunca, a la historia narrada en Adelante Bonaparte o a ese Vivalaguerra del que se entresacan temas como La mirada de los mil metros o 1, 2, 3 sombra. Y, para terminar, en un concierto que durara lo que durara siempre nos iba a saber a poco, con los oídos atronando (incluso con lágrimas entre el público) ese Adelante Bonaparte (I). Algunos recuerdos significativos de B., que resume y concentra en una sola frase, en un solo estribillo, el sentimiento colectivo y la frase perfecta para un momento como este. Me voy a inventar un plan para escapar hacia delante….

Al día siguiente, El Columpio Asesino ponía el punto adulto al festival. Los navarros atrajeron aún a más gente que en la jornada anterior con su intrigante atmósfera de sexo, hedonismo y psicodelia que se respira que cada uno de sus conciertos.

Nos comenzaron a envolver en Ballenas muertas en San Sebastián y ya no pudimos escapar de las voces de Álvaro Arizaleta y Cristina Martínez (en portada).

Sobriedad, elegancia y provocación sobre el escenario, desgranando temas épicos como Babel, Ballenas muertas en San Sebastián, la parodia de Pixies en Vamos, o los hits de Diamantes. Perlas y, cómo no, poniendo fin a la actuación con Toro, creando una especie de crisis, adicción y euforia entre el público, descargando fuertes corrientes en las piernas de cada persona que no podía parar de saltar al ritmo de “te voy a hacer bailar toda la noche” crean una elevada catarsis con el público, consiguiendo, en cada ocasión, una corriente de ida y vuelta que está presente durante todo el concierto pero que aquí se eleva a su máxima potencia.

A esta edición del Festival Aspesuena no podían faltar los murcianos Varry Brava, encargados de cerrar el apartado musical, aportando el tono festivo y bailable a la noche. Venían pasados por agua del Arenal Sound, festival en el que por culpa del temporal no pudieron actuar. Sin embargo, en Aspe no tuvimos que echar en falta su música pop, disco, pop vintage o como queráis definir ese gran estilo que tanto caracteriza a los Varry y que tanto necesitábamos a esas horas de la noche. Descaro, energía y provocación estuvieron presentes en el escenario: la voz de Óscar, los movimiento de Aaron y la enérgica guitarra de Vicente culminaron esta gran edición del Aspesuena, en la que no faltaron temas como Ilegal (su último single), Fiesta, Ritual, Fantasmas o Fan mantenían Aspesuena en alto rendimiento.

En algún momento de la noche se reivindicaron a los gran Hombres G, además de recordar a sus paisanos, Second (que se encuentran en pleno proceso de grabación de su nuevo disco) gracias al tema Navidad, grabado con Sean Frutos, e incluso hay un guiño a Love Of Lesbian y su Club de fans de John Boy.

La noche no podía terminar sin hacernos girar a todos con su No Gires o bailar eufóricamente con Oh Oui Oui, dando así por finalizada su contribución en esta edición, en la que sin duda descargaron toda la energía y las ganas de escenario con la que se quedaron en Burriana.

Cerrado el apartado musical, Lo Mejor del Pop Independiente DJ Set y el show de Estereobrothers Djs continuaron con la fiesta.

El Festival Aspesuena termina un año más superando todas las expectativas que se pueden tener de un festival gratuito, dejándonos con ganas y expectantes de que nos depararán las jornadas del 2016.