Asistimos al fin de gira de Neuman en el Kafe Antzokia de Bilbao

Volvió a hacerlo. Nos enamoró una vez más.

El sábado nos dirijamos a Bilbao tan emocionados y nerviosos como los niños que iban a entregar sus cartas a Olentzero. Teníamos una de las citas más esperadas de este año. Por fin, veríamos en sala a uno de los grupos de culto más importante del país, que casualmente es uno de nuestros favoritos, Neuman. 

La cita era en el Kafe Antzokia de Bilbao a las 22:00h de la noche.

Abrían la velada los Yellow Big Machine.

Los de Bilbao, supieron calentar en seguida al no muy numeroso aforo de la sala,ofreciéndonos un concierto rabioso, intenso y cien por cien enérgico, con especial mención a la sobresaliente batería y a sus potentes ritmos de riffs afilados. Se vaciaron encima del escenario, lo dieron todo absolutamente, y a los que como yo, reconozco no les seguíamos la pista, nos dejó con un sabor de boca inmejorable. Zorionak.

Y llegaba el momento esperado. Se hace la oscuridad y bajo un intenso humo apenas se vislumbra la figura de Paco. A medida que se va haciendo la luz podemos ver que se incorporan el resto del grupo, que en esta ocasión cuenta con una formación diferente, con Paco al frente, batería y teclado, que nos va a hacer disfrutar e incluso levitar en numerosas ocasiones.

Comienza a sonar Tell You , y si hay que destacar algo además del buen hacer de Neuman, es que el sonido es simplemente espectacular. Lamentablemente, el aforo podemos decir que está como a la mitad, espera, no lamentablemente no, afortunadamente, ya que podemos disfrutar de uno de nuestros grupos favoritos, en una sala con una acústica y con un sonido fantásticos, rodeados por gente que viene a lo mismo que nosotros, que no es más que disfrutar de estos musicazos, y encima sin masificaciones. Estamos en la gloria, y a pesar de que no hay excesivo público vemos a un Paco Román que no deja de sonreír, y que nos transmite eso, felicidad.

Sin palabras,sin descanso, enlaza Hell y By Fear/Hi Love, madre mía viene a desplegar todo su arsenal. Y es que lleva casi 15 minutos en los que no ha habido tregua con estos tres hits. Su voz, y sus guitarras suenan con tal nitidez, y ese teclado le da tal intensidad a las canciones, que volvemos a sucumbir a sus encantos. Es inevitable, esto ya no hay quien lo pare. Estamos Neumanizados, y ya nada ni nadie va a poder cambiar este estado en todo el concierto.

Por fin un respiro, para darnos las buenas noches, y continuar con mi tema favorito de If: Too Pretty . Cada vez que escucho ese riff de guitarra, se me eriza la piel, y la dopamina comienza a liberarse en el sistema límbico de mi cerebro, que ¿cómo lo se? porque la liberación de esta sustancia es la encargada de hacernos sentir placer.

Tras Kids, que suena espectacular, que coreamos y acompañamos a las palmas, con cambio de guitarra acústica a eléctrica y que alargan varios minutos, mientras nos mecemos en su melodía, salen del escenario, pero no, esto no es el final ni mucho menos. Sale Paco en solitario y nos dice que esta siendo un concierto muy especial, entre otras cosas por tratarse del antepenúltimo de su gira If. Y es que terminar una gira supone volver a empezar, con nuevo material, y eso siempre tiene que dar un poco de vértigo.Y así, el sólo, en acústico interpreta el tema que da nombre al álbum. Lo hace tan sencillo, y tan bonito…

Still On Time, es la elegida para ir finalizando la noche, y el tema que precederá a los bises, para los que cómo no, han dejado su hit más reconocible Turn It,desatándose la locura en una sala que no deja de corear su pegadizo estribillo.

A pesar de echar de menos I Love You, nos regala para este final la maravillosa Sil Fono, y otra vez su melodía nos hacen estremecer. En un momento de lucidez, miro al público y no hay absolutamente nadie que no esté absorto. Y es que este tema, el primero del primer disco, nos hace levitar , nos transporta a otro mundo, nos hace volar. En mi opinión este sería el final perfecto, para salir extasiados de la sala, pero decide regalarnos una más. Debe estar en la misma línea de Sil Fono, y por ello, la elegida no podía ser otra que Battle Starship, aunque yo personalmente las hubiera intercambiado.

Han sido casi dos horas de felicidad, con un sonido impecable, con un Paco agradecido, simpático, feliz, en definitiva una noche muy especial en la que hemos podido disfrutar de los mejores Neuman.

Gracias, y te esperamos el año que viene con el nuevo material.