Amatria, concierto de un viernes noche

concierto-amatria-ms

Aún no ha acabado el año, pero ya estamos acercándonos a su fin, momento preciso para recordar qué ha sido lo mejor del año, hecho que, lógicamente, también atañe a los conciertos (lo peor, es mejor que se nos olvide). Claro que ahí puede jugar la inmediatez, el concierto del que salimos contentos porque lo hemos disfrutado, como aquel que pasado un tiempo seguimos teniendo un buen recuerdo, y al final, es esa evocación  lo importante para poder catalogar si hemos estado ante un gran concierto o uno bueno.

Comencemos señalando que se nota que quien está detrás de Amatria, Joni Antequera, ha rodado mucho en los directos pero que mantiene la ilusión del primer día, ilusión y ganas que contagia a un público totalmente entregado en la conocida Sala Penélope. Se notaba que las buenas críticas y el boca a boca han hecho mella (para bien) en este proyecto, cada vez más interesante con el tiempo.

El concierto comenzó cercano a las 22, con una sala bastante llena, donde pudimos escuchar los primeros acordes con un trío potente que ya dejaba claro que esta iba a ser una buena noche para los asistentes, y es que aunque el comienzo fue con la canción Me falta algo, no faltó nada en esta primera parte del concierto, en la cual hubo menos interacción entre el cantante y el público, donde las canciones se sucedían una tras otra. Vale lo que Vale, Cara de Monstruito, El Pin Up me va a matar, De cañas con el enemigo, Hay miedo, terminando con El Perro del Vecino, a la cual también subió el cantante de Modelo de Respuesta Polar, Borja Mompó, una grata sorpresa donde Antequera comentó cómo escribió la canción y animó a los presentes a acudir el próximo concierto de la banda, este próximo jueves.

En la segunda parte del concierto, escuchamos mayoritariamente canciones de su último álbum, Amatria, donde conectaba las canciones entre sí con interludios que servían para iniciar la siguiente. Comenzó con La Copa de Europa, que aunque el cantante señaló que es una versión de Los Planetas, consiguió hacerla suya por derecho propio. La Buhardilla y Además hicieron anticipar a muchos las dos canciones que venían después, El Golpe y Chinches, con las que consiguió ganarse a la poca gente que aún no se habían quedado bajo el influjo de las canciones. Y así fue cómo el directo de Amatria pasó a unir a todo el público de la sala, los entregados desde el principio con los que acabaron sucumbiendo poco a poco con el buen hacer del solista. Es verdad que da gusto encontrarse con un público que ha hecho los deberes. Un buen ambiente que no decayó con 11 Baños y Comevegetal, canciones que antecedieron al bis. Fueron en total 15 canciones, más el bis; siendo la canción escogida Atarax, además de servir de colofón a la noche.

Por otra parte, cabe destacar que el propio Antequera dio muestras de querer acercarse a ese público no solo hablando, sino haciéndole participe del espectáculo con diferentes guiños y sorpresas. Primero, subiendo al escenario a su hermana, para felicitarla su pasado cumpleaños, y también tuvo un recuerdo para los fans que hace tiempo le siguen, los cuales llevaban una curiosa pancarta con una pregunta sobre una persona, pero que dejó con dudas a los más curiosos al no contestar la misma ni dar una explicación mayor.

Un buen concierto, en el que solventó con presteza y elegancia algún problema puntual, como problemas en la guitarra, pero cabe destacar que no entorpecieron ni causaron molestia. El concierto  dio la sensación de hacerse corto y que debería haber durado más, pero ya se sabe, dicen que cuando algo se pasa rápido en el tiempo es que se está disfrutando.