Alien Tango arrasa en el TalentoSOS 2016

Alien Tango

Apenas una semana antes saltó la sorpresa. La final del TalentoSOS 2016 contaría con algunos invitados de lujo. Por si no había suficiente con la innegable calidad del los grupos que se daban cita para buscar un hueco en el principal festival murciano, la noche también contaría con el directo de El Último Vecino y cerraría con Jamie MacColl de Bombay Bicycle Club.

Pero vamos poco a poco. La noche apuntaba maneras desde antes de que sonaran los primeros acordes distorsionados. Tras las cervezas de rigor y echarle una oída a unos chicos versionando 9 Crimes en un sitio del centro, nos dirigimos a la Sala REM en pleno centro neurálgico de la capital. Todo estaba preparado, a las 22:00 la música murciana, la de sus bandas emergentes, iba a tomar el protagonismo que se merecía.

La noche la abren Kessels. Los primeros aspirantes, unos cartageneros con mucha actitud y no menos ganas de darse a conocer en el panorama murciano. Saben que el listón está alto, pero no tienen ni idea de todo lo que le quedaba por subir durante la noche. Salen a por todas, pero la sala aún está a menos de la mitad de su capacidad. No lo hacen mal. Suenan a The Strokes y a The Wombats, con el evidente salto de calidad. No captan la atención, les falta algo. Pero sacan adelante un concierto entretenido, 30 minutos que mañana no recordaré pero que quizás me hagan apuntarme al próximo directo que ofrezcan en la ciudad.

Llega el turno de New Jungle. La sala termina de llenarse y los músicos entran en escena. Estos son buenos, son bastante buenos. Realmente tienen suficientes papeletas para pensar que en dos semanas estarán abriendo la jornada del domingo del SOS. Con un sonido limpio, New Jungle demuestra lo rodadas que tienen las salas de la región. Los dos primeros temas resultan más que interesantes, Fly On deja buen sabor de boca y los integrantes del grupo están cómodos. Si bien, el directo decae en los dos últimos temas, no se necesita llegar tan lejos para saber que tienen un sonido con reminiscencias de The Killers bastante bueno como para hacer vibrar a gran parte de la sala.

Llegado cierto punto de la noche, uno se plantea que espera llevarse a casa después de una noche así. Por el momento, estaba bastante claro: dos bandas buenas, un sentimiento de cierto orgullo al comprobar que hay un buen estado de forma en la música de su ciudad. Sin embargo, nada de esto es cierto. La noche del TalentoSOS 2016 estuvo claramente protagonizada por el tercer y último aspirante.

De acuerdo, había hecho trampa. Con el vinilo de su último EP en casa y unas ganas tremendas de comprobar su solvencia en directo, Alien Tango estaban listos para destrozar cualquier tipo de listón, pauta o guion preestablecido. Su música no tiene nada que ver con lo que había sonado hasta ese momento. No solo son buenos, son raros. Y descaradamente buenos músicos.

Con una propuesta totalmente diferente y un sonido rompedor y psicodélico, Alien Tango condensa en algo más de sus 30 minutos el recién estrenado EP Supernatural Mango añadiendo otro tema al repertorio. Empiezan por el final y Aitite se desgañita gritando «DIE DIE DIE» mientras el público intenta llevar el ritmo de las idas y venidas, las subidas y bajadas que I Don’t Wanna Die encierra. Los miembros no terminan de conseguir la cohesión que la experiencia da al directo, pero se divierten. Vaya que si se divierten. Gritan, se ríen, se miran y conectan con el público de una sala abarrotada y anonadada ante un sonido que ciertamente no suena a nada que haya escuchado antes. Alien Tango es un viaje aparentemente caótico que bebe del glam para transportar directamente a otro planeta. Una guitarra no sobrevive al último tema, otra suena tremendamente desafinada, el “instrumento del diablo” falla estrepitosamente… pero la batería es impecable, el registro de voz es asombroso y la idea, brutal. Y así vuelan los temas, y Happy Family cierra una actuación en la que el público ha tomado más parte de la que esperaba tomar al inicio de la misma.

Tal y como os habéis imaginado Alien Tango estarán tocando el domingo 8 de mayo en el recinto del festival SOS 4.8 a las 12:30 del mediodía, a menos que alguien decida darles un horario más adecuado al tipo de concierto que ofrecen. Yo no perdería oído de esta banda, sangre fresca alienígena en plena invasión terrestre.

Unos minutos después estamos fuera intentando comprender lo que acaba de pasar pero empieza a tocar El Último Vecino en la sala. El sonido de los barceloneses levanta opiniones dispares en la gente. Gerard tiene una forma de sentir la música en directo un tanto peculiar y sus movimientos no pasan desapercibidos. Casi como poseído, lleva a cabo un repertorio magnífico. Temas antiguos como Un Sueño Terrible o Tu Casa Nueva casan perfectamente con los pertenecientes al nuevo trabajo Voces. El guitarrista y el teclista, inmóviles como columnas, contrastan totalmente con el cantante mientras transportan a los asistentes a los sonidos de los años 80 típicos de bandas como La Mode o Golpes Bajos. «Qué calor hace aquí, ¿no? Ah, claro. Murcia… » Estos no necesitan convencer a nadie, no tienen un jurado delante. Hacen lo que saben, lo que les ha llevado a festivales como el Primavera Sound.

Y tan rápido como llegaron, se marchan dejando a unos encantados y a otros desconcertados. Los primeros, entre los que me incluyo, hemos visto exactamente lo que esperábamos. A los segundos les queda una sensación de haber escuchado una canción muy larga, de una hora de duración. Nunca llueve a gusto de todos. Y menos en Murcia.