164 años no son nada con Jack Daniels y la música

 

El pasado viernes estuvimos en la fiesta del 164 aniversario de Jack Daniels. ¿Por qué esperar a celebrar las décadas o los quinquenios cuando puedes celebrar el año que quieras?

La fiesta nos sitúo en la Casa los Tilos, un precioso vestigio modernista cerca de la zona universitaria de Barcelona. Se aprovechó fantásticamente bien el espacio, donde nos podíamos perder por sus rincones y tomar un suave cóctel con la bebida anfitriona, un meloso chupito o comer una hamburguesa. Y nos sólo eso. También podías cortarte el pelo, dejarte tunear la famosa camiseta de Jack Daniels o pasar por el obligado photocall.

Pero no olvidemos las actuaciones de Muñeco y Delorean, en el espacio cerrado que permitía tener las bandas bien cerca. Los vascos que siguen con su línea iniciada con Subiza, ya orientados hacia la música baile de clubs, nos dieron un concierto (Que bien podría haber sido una sesión de dj, si hubiesemos cerrado los ojos) para no parar de bailar. Quizás nos encontramos con una propuesta algo lineal en cuanto la selección de los temas, pero es evidente que tienen la sartén  por el mango para hacer un sonido propio y reconocible. Y que apuestan claramente por la música de baile con su nueva entrega, Apar.

En el mismo espacio, en la misma sala acogedora y con un tamaño ideal para la cercanía, los Pin & Pon djs cerraron la noche con una retahíla de hits sin pausa. Y es que son garantía de baile y clásicos de los 90: Grunge, britpop, algún descalabro dance y mucho buen rollo.

Así nos desubicamos, salimos de los locales habituales y disfrutamos de unas vistas diferentes. El público realmente se volcó con las actividades que se realizaban, mientras nos paseábamos como en una pasarela de moda, lo que amplió el aire glamoroso del edificio.

Una noche diferente.