Recomendamos… ‘La fuente de las mujeres’, el machismo en una sociedad diferente

LA FUENTE DE LAS MUJERES
Según la mayoría de los antropólogos, algo común salvo escasísimas excepciones en las sociedades donde se sufre un retraso cultural y económico, es la inferioridad y el maltrato a las mujeres.  Sí, somos lo último en lo que se repara y lo que va a mejorar junto con el resto de avances, pero detrás de muchas cosas. Ahí estamos; La Fuente de las mujeres tiene, para empezar, un título que lo dice todo: hablemos del tema. Añadimos la religión musulmana, la pobreza, la parca economía de un país de Oriente Medio o África del norte y tenemos una situación que nos lo pone a punto.

En el pueblo donde ocurre la historia no hay cañerías ni grifos, sólo una fuente al final de una cuesta arriba del pueblo, lugar al que se dirigen las mujeres todos los días para cargarse de agua, aparte de cocinar, limpiar, hacer la ropa, cuidar a los niños y un infinito etcétera. La protagonista, la bellísima Loubna, decide rebelarse para que lo hagan los hombres que se pasan el día charlando en el bar a través de una huelga…de sexo. Apoyada por una de las más mayores del pueblo, personaje grandioso llamada “La Metralleta”, inician esta acción para solucionar el tema. Paulatinamente se van añadiendo el resto, pero no todas.

Dirigida por Radu Mihaileanu, producida por Bélgica, Italia y Francia y participante en el Festival de Cannes, es posible que resulte un tanto difícil entrar en ella al principio, pero una vez iniciada es muy entretenida, fácil de seguir y con algún toque de humor  que supone un descanso entre la reivindicación (¡no va a ser todo quejarse!) y la realidad social que les rodea. Aparte de sus costumbres y tradiciones, también se nos muestra una serie de sucesos desde un punto de vista que hace inevitable la risa, como el curioso modo en el que conviven con los teléfonos móviles, o una visita de turistas al pueblo.

Es cierto que están en peores condiciones que en Europa, pero muchas de las situaciones que aparecen se reproducen tristemente por aquí, tal vez a otro nivel, pero con matices tan parecidos que hacen que nos planteemos una serie de temas relacionados con el machismo social.

A destacar las manifestaciones musicales y danzarinas de las mujeres y las costumbres en las que las vemos inmersas, en los baños, cenando, durmiendo, celebrando el nacimiento de un niño, muestras de una cultura muy distinta a la nuestra pero que en el fondo tiene mucho en común.

Importante la presencia del amor, más allá de los entornos, ideas y sociedades, ligeramente edulcorado, y la relevancia de la cultura, algo que no goza del valor que le corresponde, por desgracia, tema frecuente en lugares como éste.

Imprescindible lo que nos dicen antes de que empiece: sí, se trata de una fábula, lo cual, al final nos resulta un tanto triste, ya que no es difícil deducir que las cosas están mucho peor de lo que aquí nos presentan y que aún faltan una buena cantidad de años para que cambie lo suficiente como para que la posición de las mujeres deje de ser tan terrible. Muy difícil que por esa zona algo así se haga realidad, pero no hay nada imposible.

Como nos dicen al principio “Esto no es más que  un cuento. O quizá no.”

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8.5/10

 

  • Pingback: Fuente Common Rail | Fuente Common Rail()