Recomendamos… Donnie Darko de Richard Kelly, 2001.

DONNIE DARKO
¿Por qué llevas ese estúpido disfraz de conejo?“, le pregunta Donnie Darko a Frank, un conejo terrorífico de dos metros, a lo que él responde, “¿Por qué llevas ese estúpido disfraz de hombre?”.

Parece extraño, y lo es, es una de esas películas que te extraña, aterroriza y te maravilla a la vez, hace que te preguntes cuál es el sentido de todo, por qué se rigen los acontecimientos y sobre todo, si hay algún camino alternativo, líneas de tiempo paralelas en las que los sucesos difieran y las mismas personas y objetos aparezcan en ambas dimensiones.

Donnie es un chico que no encaja en ningún sitio, en su clase es un friki y su familia lo lleva a visitar una psiquiatra por su excéntrico comportamiento y su diagnosticada esquizofrenia. Una noche se le aparece Frank, un conejo enorme con voz distorsionada, que le comunica que el mundo terminará en 28 días, 6 horas, 42 minutos y 12 segundos; le pide que abandone su casa o morirá. Tras hacerlo, un motor de un avión cae sobre su habitación. Desde ese momento Frank da instrucciones a Donnie y éste empieza a ver flechas de líquido saliendo del pecho de la gente que le indican la dirección que van a tomar.

Al mismo tiempo, Donnie conoce a Gretchen, la chica nueva en su clase, y la única que le presta un poco de atención y con la que empieza una relación.

Utilizando una historia un tanto terrorífica se nos plantean universos tangenciales y universos primarios, y se reflexiona sobre las ideas plasmadas en el libro La filosofía del viaje en el tiempo, donde se describen las experiencias que padece Donnie y revela como por el agujero de gusano pueden pasar objetos y personas de una línea del tiempo a otra línea paralela.

Esta curiosa cinta fue rodada en 2001 pero ambientada en 1988, se estrenó justo después de los atentados del 11-S, pero se retiró rápidamente ya que el público no estaba para cataclismos. Sin embargo, nada más ser estrenada en DVD se convirtió en película de culto, idolatrada por muchos, odiada por otros, lo que sí es seguro es que no deja indiferente a nadie. Da que pensar y cuando parece que todo adquiere perfecto sentido, una sola escena te lleva a replantearte toda la teoría otra vez. No se trata en absoluto de uno de esos experimentos sin pies ni cabeza, tiene un perfecto sentido, pero es difícil llegar a conclusiones compartidas (incluso existen webs donde dan ideas para interpretar la historia en sí, incluso para conseguir abrir la web oficial de la película, es todo un puzzle); es un magnifico planteamiento escondido bajo un metraje de tintes independientes que deja boquiabierto, una vez termina la cinta deseas volverla a ver para interpretarla mejor.

En ella se dieron cita Jake Gyllenhaal, como Donnie Darko, su hermana en la vida real Maggie Gyllenhaal fue también su hermana en la ficción, el desaparecido Patrick Swayze, Drew Barrymore, quien también la produjo y dio la oportunidad que estaba esperando a un jovencísimo Richard Kelly (The box) su director, siendo nominada en diferentes festivales de cine fantástico, incluido el Festival de Sitges por su original guion, su dirección y la gran personificación de Donnie por parte de Jake Gyllenhaal, a quien todavía ahora le resulta curioso que se le acerque gente en la calle para pedirle su parecer acerca de la teoría que mantienen sobre la película.

La banda sonora fue cuidadosamente seleccionada con mucha presencia de grupos de los ochenta contando con temas de Tears for Fears, Echo and The Bunnymen, Duran Duran, Joy Division y el tema principal de la película Mad World que tanto éxito les reportó a Tears for Fears, aunque interpretado por Gary Jules.

En el 2009 se estrenó S. Darko (S de Samantha, la hermana pequeña de Donnie), cuyo guión estuvo firmado por Richard Kelly aunque no la dirigió. Tuvo muy poco impacto en la taquilla y, si bien pretendía seguir en la misma línea que su precuela, parecía más una de las partes de Final Destination con muy poca calidad y solamente una adolescente Samantha como único nexo de unión entre ambas cintas. Lo más destacable de esta segunda parte es el cartel, impresionante e incluso más aterrador que el primero.

La película se rodó en 28 días, exactamente los días que quedan para el fin del mundo, puede que por si no les daba tiempo de terminarla antes del cataclismo universal.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 9/10

Aquí os dejamos con el video-tráiler del tema principal.