“Montage of Heck”, el retrato más crudo de la vida de Kurt Cobain

KURT COBAIN - MONTAGE OF HECK

Nuestra puntuación

9

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS

Si dijese que soy de la generación que vivió el ascenso de la música de Nirvana, estaría mintiendo. Mi despertar musical definitivo vino un poco después, cuando Kurt Cobain ya había fallecido. Sin embargo, sí recuerdo ser consciente de su presencia e influencia en personas de mi alrededor en esos primeros años de los 90. Primos, hermanos mayores, hablaban de esa banda y del movimiento grunge que venía de Seattle. Y por supuesto me acuerdo de haber escuchado Nevermind y haber visto por primera vez ese inolvidable video para Smells Like Teen Spirit siendo un pre-adolescente descubriendo unos nuevos sonidos que nunca había escuchado hasta entonces. Pero Kurt murió muy pronto para que yo pudiese disfrutarle con vida. Cuando desafortunadamente decidió quitarse la vida el 5 de abril de 1994, yo tenía solo 13 años. Recuerdo oír la noticia y ser consciente de que se había ido un mito. Un mito cuya música descubrí en profundidad algo más tarde. Pero eso ya es otra historia…

Brett Morgen, sin embargo, sí es coetáneo de Kurt Cobain. Aun así, como reconoció ayer en el Q&A posterior al estreno, nunca fue un fan acérrimo de la banda, lo que probablemente le ha ayudado a dar una visión más real y descarnada del hombre detrás del mito en vez de dejarse llevar por un halo místico y mitificado. Y es que eso es algo que ha ocurrido mucho con el líder de Nirvana. En los 21 años que han pasado desde su muerte, han corrido ríos de tinta para intentar explicar los porqués y los cómos. Pero nunca se había alcanzado un nivel de detalle y profundidad como el que vemos en este documental. Probablemente porque Cobain siempre fue hosco y huidizo para los medios de comunicación, y porque afortunadamente no vivió esta época de sobre-exposición que nos ha traído Internet, no hay tantos documentos públicos como se podría esperar. Algo que no ha sido un problema a la hora de rodar este documental, ya que el equipo ha tenido un acceso total a los archivos de la familia Cobain. Diarios, videos caseros, audios, grabaciones inéditas, ilustraciones, testimonios, forman parte del retrato más profundo y humano que se haya hecho de Cobain.

No se trata de un documental del movimiento grunge, de la escena de Seattle o de la carrera de Nirvana. Se trata de un recorrido por la vida de Kurt Cobain y cómo los diferentes acontecimientos y relaciones de su vida construyeron una atormentada personalidad que se acabaría precipitando hacia el abismo.

Descubrimos su infancia en Aberdeen, Washington, y cómo desde muy pequeño se veía que poseía un excepcional talento para el arte. Cómo el divorcio de sus padres hizo un daño irreparable en su autoestima. Cómo fue su difícil adolescencia. Cómo empezaron sus escarceos con las drogas. Cómo compuso sus primeras canciones… Y mucho más que no queremos contaros por no destriparos el documental.

Mención aparte merece su relación con Courtney Love (por no hablar de la ausencia de Dave Grohl). Muchos han señalado a esta relación como la culpable del suicidio de Cobain. Pero tras ver este documental creo que todo el mundo podrá ver que los problemas del genial músico iban más allá. Lo que sí encontramos aquí son videos familiares, grabados por la pareja en su convivencia, y que nos muestran a un Cobain humano, tierno, enamorado, deseoso de ser amado, y con un gran carisma y sentido del humor.

Y finalmente, descubrimos la faceta menos pública de Kurt Cobain hasta ahora: su rol de padre. Videos íntimos de los escasos 2 años que pasó con su única hija. Y le vemos haciendo lo que haría cualquier otro padre: baños, cambios de pañales, biberones, juegos, pero al caótico estilo de la pareja. En un estado en el que su fragilidad se va haciendo cada vez más patente mientras nos acercamos al fatal desenlace. Un desenlace en el que el documental no ahonda ni se centra. Ya se ha escrito y hablado mucho de ese tema, y este documental no es para esto, sino para mostrarnos su vida, no su muerte. Aunque quizá sea una oportunidad perdida de conocer detalles de ese fatal periodo desde la sobredosis en Roma a principios de marzo de 1994 hasta su suicidio en abril, probablemente la implicación de la propia Frances Bean Cobain y Courtney Love en la realización haya impulsado no entrar en este periodo.

En definitiva, nos encontramos ante un maravilloso viaje por la vida, la mente y el arte de uno de los mayores genios del siglo XX. Su dolor, su sufrimiento, sus dudas, pero también su ternura, su brillantez y su búsqueda de amor y aceptación. No creemos que se pueda hacer un retrato mejor de su figura. Nos sumamos a quienes opinan que estamos ante el documental definitivo de Kurt Cobain. Imprescindible.

Por cierto, y como epílogo, el director nos dio una pequeña primicia a todos los asistentes, y es que paralelamente a la realización del documental, ha estado preparando un álbum con música inédita y que está pendiente de luz verde para su publicación. Ojalá sigamos descubriendo joyas ocultas.

PD: Por si fuese poco, ya hay música inédita (a continuación)