Los Descendientes: El mejor papel de George Clooney

LOS DESCENDIENTES

Election, Entre Copas, y el corto que se incluye en Paris, je t’aime constituyen todo lo que he visto de Alexander Payne hasta el momento, y debo confesar que no soy la mayor fan del director. Aún así, el visionado de The Descendants (que llega esta semana a nuestra cartelera) no me planteó ninguna duda, pues el increíble número de nominaciones que acumula, y los dos Globos de Oro con los que cuenta, la han convertido ya en una de las favoritas, junto a The Artist, para los próximos premios Oscar y, por tanto, en una de las imprescindibles del año.

Los Descendientes cuenta la historia de Matt King, un hombre casado y con dos hijas asentado en Hawaii, cuya vida da un vuelco después de que su mujer sufra un accidente que la deja en coma. Mientras el protagonista trata de adaptarse a esta nueva situación, tiene además que enfrentarse a la decisión de vender o no las valiosísimas tierras de su familia, que constituyen unas de las últimas zonas vírgenes del lugar.

Se trata de una película intimista y sin artificio (algo que se agradece en plena invasión del 3D), en la que destaca sobre todo la sobresaliente interpretación de George Clooney, cargada de sinceridad y naturalidad. El resto del reparto está compuesto porShailene Woodley (conocida por su papel en la serie Vida Secreta de una Adolescente), Amara Miller (la otra hija),  Judy Greer, Matthew Lillard, Beau Bridges, Robert Forster, Mary Birdsong, Rob Huebel y Michael Ontkean.

The Descendants es una buena película, que cuenta con algunas escenas memorables, y otras que no lo son tanto. Quizás uno de los mayores errores del filme es el no haberse centrado más en la trama principal, pues la parte de la cinta en que se narra la venta de las tierras carece en muchos momentos de interés, y cuenta con cierto moralismo que empaña el conjunto. Es en el retrato de la familia, cuyos miembros han estado hasta el momento centrados únicamente en sí mismos, donde triunfa Payne, mostrando como curan las heridas, lidian con sus sentimientos, y tratan de reconstruir su mundo.

Clooney es, sin duda, lo mejor del filme, ya que dota a su personaje de una fragilidad y vulnerabilidad fascinantes, aportándole además valentía y dignidad, construyendo así a un hombre imperfecto, como todos, que trata de salir adelante. Es, precisamente, la reconexión entre la familia lo más destacable de esta obra, el ver como cada uno de los integrantes se reconcilia con el mundo que le rodea y con sí mismo. Payne no les juzga, evita la tentación de caer en la lágrima fácil y los esfuerzos por trascender, construyendo así una película honesta y humana, aunque no redonda.

The Descendants es una cinta madura y sobria, contradictoria a veces, y a veces graciosa, que debería haber ahondado más en los sentimientos; en la pérdida, el dolor, y el perdón, en vez de irse, en ocasiones, por otros derroteros, pero que, aún con sus fallos, es una buena película.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7/10