‘Las Crónicas de Blancanieves’. Advertencia: cualquier parecido con el cuento es pura coincidencia

nuevo-trailer-de-Las-cronicas-de-Blancanieves-El-cazador-y-la-reina-del-hielo

Tras el éxito que tuvo la película Blancanieves y La Leyenda del Cazador llega a los cine la precuela, bajo el título Las Crónicas de Blancanieves: El cazador y la Reina de Hielo.

Cedric Nicolas-Troyan, repite como director en esta nueva entrega, que también ha dirigido la exitosa película de Maléfica. La novedad es que cambian los guionistas incorporándose Craig Mazin conocido por películas como Scary Movie o Resacón en Las Vegas. No sé si ese ha podido a ser el motivo que salga una película tan plana e inconsistente.

La historia empieza con una voz en off que nos anuncia que “hay otra historia que aún no habéis visto” pero creédme no es así. Una historia trillada hasta la saciedad: Chico conoce chica, se enamoran y la malvada bruja impide que vivan su amor pero con toques muy “Frozerianos” (pero sin canciones). Este es el argumento de esta nueva película de Blancanieves. Por cierto, poco tiene que ver con la princesa Blancanieves, salvo unas contadas menciones en toda la película parece más que se trata de un spin off del Cazador que una precuela.

Lo más destacable de la película es el reparto que está lleno de actores y actrices del momento. Nos encontramos con una princesa de hielo interpretada por una excelente Emily Blunt y a una durísima amazona por una sensacional Jessica Chastain. Luego repiten Chris Hemsworth en el papel de Cazador, pero esta vez un poco más fanfarrón y menos atormentado que en la primera parte y repite como la despiadada reina Ravenna, Charlize Theron que es, sin duda, la reina de la película, destacando por méritos propios. La pena es que sale en muy pocas escenas. Es la villana por excelencia. Sin duda esperamos que su participación en la saga Fast & Furiuos haga también de la mala malísima porque lo borda.

El filme cuenta con unos grandes y cuidados medios técnicos y efectos especiales, estéticamente nada tiene que envidiar a la primera parte ni a Maléfica. Derrochan el mismo estilo: dotar de oscuridad a los personajes y a los paisajes para hacer la película más adulta. A veces, con eso no es suficiente para enganchar al espectador, incluso en determinados momentos llega a ser soporífera.

La vis cómica está a cargo de unos malhumorados enanos que no arrancan ni media sonrisa, previsibles y llena de clichés. Y eso que cuentan con el guionista de Resacón en Las Vegas, (ni por esas). En cuanto a la supuesta historia de amor tenemos a unos amantes muy fríos después de las penurias que les hacen pasar.

Por cierto, os recomiendo que escuchéis su banda sonora encabezada por la cantante Halsey con su tema Castle. Es todo un acierto para el tono de la película: oscuro y con mucha fuerza.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS:4/10