La Berlinale abre con Wong Kar-Wai y le sigue Gus Van Sant

Ayer dio comienzo la 63º edición del Festival de Berlín con un cineasta que nos tiene acostumbrados a exponer sus trabajos habitualmente en Cannes (muy querido por la ciudad y el festival). Sin embargo, este año el estreno de su nueva película se ha producido en la Berlinale. Hablamos de The Grandmaster, nuevo trabajo de uno de los directores asiáticos de mayor repercusión mediática, que narra los años de juventud del famoso actor (y a veces también director) de artes marciales Bruce Lee. Wong Kar-Wai suele rodearse de un equipo técnico y de actores más que conocidos para él, y esta vez lo vuelve a hacer de la mano del actor Tony Leung (con el que ha rodado films como Deseando Amar o 2046) y Ziyi Zhang (que protagoniza también 2046).

Las primeras críticas de la cinta no se han hecho esperar, y han ensalzado la habilidad que tiene el director para continuar con su estética habitual y añadir, en este caso, escenas de acción con suma facilidad.

Por la alfombra roja de la primera jornada del festival también se pudo ver a Isabella Rossellini, Jane Fonda o Wim Wenders entre otros.

La jornada celebrada hoy (primera con películas a competición) arrancó con la nueva película de Gus Van Sant (director de Elephant, Paranoid Park o Restless), cuyo título es Promised Land (en competición oficial). Su reparto es excepcional con actores como Matt Damon, Frances McDormand o John Krasinski. La historia narra como un ejecutivo viaja a una zona rural para intentar comprar las propiedades y comenzar así una excavación petrolífera. En su viaje se planteará cual es la situación de su vida al ver cómo afecta la crisis económica a los habitantes del pequeño poblado.

 Además de los dos directores mencionados arriba, en concurso entran otros como Steven Soderbergh (quien recientemente anunció su retirada del cine) o Jafer Panahi. El jurado, presidido por el propio Wong Kar-Wai (su película no entra en competición oficial) juzgará a lo largo de estos días cual es la película que merece llevarse el ansiado y prestigioso Oso de Oro.