HER de Spike Jonze

“Si te hace sentir es real”. Así podría resumirse y responder a la premisa principal de la nueva película de Spike Jonze que llega a las carteleras españolas este viernes: “¿Puede un ser humano enamorarse de un Sistema Operativo”?

Her nos sitúa en un entorno futurista  muy cercano, donde el mundo en el que vivimos está monopolizado por la tecnología.  Theodore (Joaquín Phoenix) es un escritor solitario que decide comprarse un nuevo sistema operativo basado en el modelo de Inteligencia Artificial diseñado para satisfacer todas las necesidades del usuario.

 

La primera pregunta que le hace el SO al protagonista abre el debate sobre la humanización de las máquinas y la robotización del ser humano, presente en toda la película. “¿Eres social o anti-social”? Resulta difícil no relacionar algunos aspectos de Her con la serie británica Black Mirror de Charlie Brooker. La que para mí ya es el mejor trabajo de Spike Jonze, provoca en el espectador una serie de interrogantes morales  imposibles de ignorar y que se suceden imparables. ¿La tecnología ayuda a superar  la soledad  o, por el contrario, la fomenta?  ¿La era de la información nos divide tanto como nos querría unir? ¿Podemos enamorarnos y tener sexo  con alguien que no tiene cuerpo?

 

Pero no nos dejemos engañar por las apariencias. Aunque la cinta se presente como un experimento sociológico, se trata de una comedia romántica. El guión, espléndido, es toda una lección de cómo se escribe un diálogo. El deseo de conectar con alguien es el hilo conductor de la trama sobre una base triste pero a la vez hilarante de las relaciones humanas. Las otras dos claves de la película son la interpretación de Joaquín Phoenix y el sistema operativo al que pone voz Scarlett Johansson. Cualquier persona podría verse en el lugar de  Theodore en algún momento de su vida. No tiene problemas para relacionarse ni para vivir y compartir con los demás. Pero Phoenix se mete en su piel de forma soberbia, entrañable, capaz de conjugar la soledad y la pasión en un mismo personaje. Uno de los mejores papeles de su carrera. ¿Qué decir de Johansson? Para sólo ser “una voz” ejecuta un trabajo perfecto, logrando  transmitir todo tipo de sentimientos sin aparecer en la película. No es una recomendación trivial decir que la versión doblada va a perder mucho peso en este aspecto por mucho que se esfuerce la voz española para estar a la altura.

 

Visionaria y tradicional,  ¿qué cabe esperar del futuro que describe Jonze y que no resulta tan lejano? Que no se pongan de moda esos horribles pantalones altos de cintura que llevan los personajes en la película, por favor.

 

 PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 9/10