Gravity, el nuevo proyecto de Cuarón, al alza en expectativas.

ALFONSO CUARON
Tiempo hacía que no oíamos hablar de Alfonso Cuarón, exactamente desde su último proyecto, Hijos de los Hombres, que data de 2006. No obstante, al menos según las primeras impresiones ocasionadas por el primer pase de Gravity, el último film de Cuarón, no han podido ser mejores, Como “la nueva El Árbol de la Vida” la han tildado algunos. La película, co-escrita por el propio Cuarón y su hermano, ha sido señalada como el proyecto más personal del director mexicano, un proyecto que transcurre en el espacio donde Sandra Bullock y George Clooney tratan de descubrir una nueva forma de volver a la Tierra.

En Film Experiencie señalan: “Gravity es una obra maestra. Va a dividir. Una mitad pensará que es un aburrimiento auto-indulgente y la otra dirá que es impresionantemente brillamente. ¡El 80% de la película es únicamente Sandra Bullock!”. Otros, de forma más explícita afirman que Gravity “es una puta obra maestra”, o en opinión de otro espectador de este primer pase: “No es sólo que esté a otro nivel, es que está varios niveles por encima del siguiente nivel y probablemente del más alto nivel que pudieras imaginar. Es como si Avatar hubiera salido en 1927 una semana después de El cantor de Jazz. La gente no sabrá cómo comprender lo que está viendo. En resumidas cuentas, Gravity consigue que te sientas como si estuvieras en el espacio. Lo hace de verdad. ¿Y adivina qué? Es hermoso, imponente y profundo, y un poco terrorífico también”. Sin embargo, también hay algunos que se han hecho notar en twitter con una opinión contundente: “Peor película de la historia. #Gravity”.

El film en sí ya tiene algunos aspectos muy interesantes en cuanto a la dirección que Cuarón ha realizado, siendo un largometraje de dos horas de duración, con exactamente 156 planos, y un plano secuencia inicial de 17 minutos. Cuanto menos estos datos llaman la atención. Habrá que esperar a verla para juzgarla por motus propio, aunque esperamos con muchas ganas. 

 

  • Carlos

    Motu proprio, a secas, ni de motu, ni por motu…
    ” Habrá que esperar a verla para juzgarla motu proprio, aunque esperamos con muchas ganas. “