Estrenos… La Banda Picasso de Fernando Colomo

Parece difícil pensar que una misma película trate dos temas tales como el nacimiento de la primera vanguardia artística como fue el cubismo, y el robo de La Gioconda en 1911 por una banda internacional (según la prensa francesa de la época), ambos, historias reales de principios del siglo pasado. Fácil sería de deducir pues, ante estas parcas palabras, que estamos hablando de un thriller. Sin embargo si os digo que la película se llama La banda Picasso y que su director es Fernando Colomo todo cobra sentido, pues nuestro célebre pintor es el nexo que une esos dos temas y lo de ‘thriller’ sería exagerar.

La película se nos brinda con el pretexto del robo del famoso cuadro La Gioconda, como argumento principal, sin embargo esta premisa no es una descripción exhaustiva de los hechos como tal, ni mucho menos, pues como afirma el propio director; la escasa documentación y sus contradicciones le han ayudado a crear una ficción inspirada en un hecho real. Una ficción que narra los inicios de un joven pintor español en París llamado Pablo Picasso (interpretado por Ignacio Mateos) y sus amigotes, todos ellos artistas de diversa índole (también emigrantes en Francia). Entre ellos cabe destacar el papel del poeta y crítico de arte Guillaume Apollinaire (interpretado magníficamente por Pierre Bénézit). De hecho no sólo cabe destacarlo, sino que su papel tiene tal fuerza en esta ficción que supera al del propio Picasso, pues el papel del pintor malagueño pasa sin pena ni gloria y quizá por ese motivo, la interpretación nos deja mucho que desear.

Con esta película de narración ligera y con los simpáticos papeles secundarios de Manolo Hugué (Jordi Vilches) y Max Jacob (Lionel Abelanski), descubrimos cómo Picasso, inspirado por unas estatuas prerrománicas robadas del museo del Louvre, da vida al primer cuadro cubista Las señoritas de Avignon, tan polémico en sus inicios. Así como el papel de Guillaume Apollinaire supera notablemente al de Pablo Picasso, el nacimiento del cubismo ensombrece lo que se nos presenta como argumento principal. Sin embargo, cuatro años más tarde y con Picasso y su banda ascendiendo hacia la fama, descubriremos que las estatuas prerrománicas robadas del Louvre se relacionan con el robo de La Gioconda, motivo por el cual Guillaume Apollinaire es detenido y Pablo Picasso es llamado a declarar. Se nos brinda así la irónica moraleja que tiene esta historia, pues son las estatuas (tan inspiradoras para Picasso), el nexo común entre el robo de La Gioconda y el nacimiento del cubismo.

La Banda Picasso, retratada en un principio como un grupo de simpáticos artistas gamberretes, su posterior ascenso a la fama y finalmente el desencuentro entre alguno de ellos, me recuerda análogamente (y no lo puedo evitar) a las famosas aventurillas de Buñuel, Lorca y Dalí en sus inicios. Así como tampoco puedo evitar hacer analogía con nuestro tiempo y los grandes artistas y profesionales que tenemos en este país que, por falta de oportunidad o por falta de lo que sea, muchos emigrarán hacia el extranjero.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 6/10