Estrenos… Eternamente comprometidos: El camino hacia el altar está lleno de obstáculos

ETERNAMENTE COMPROMETIDOS

The Five-Year Engagement es una comedia romántica protagonizada por Jason Segel y Emily Blunt que tiene poco de comedia y poco de romántica. Y no me malentendáis, no es que el filme dirigido por Nicholas Stoller sea malo, pero tampoco es la comedia de estilo Apatow (productor de la cinta)  que muchos esperan. 

Eternamente comprometidos narra la historia de Tom y Violet, una pareja que después de comprometerse ve como la vida se cruza en su camino, y como consecuencia su gran día se va aplazando cada vez más. Cuando Violet consigue una plaza en la Universidad de Michigan Tom acepta mudarse a San Francisco, y dejar su trabajo de Chef. Pero mientras ella disfruta de su nueva vida, él es cada vez más infeliz (algo que no consigue ocultar durante mucho tiempo). A partir de ese momento se suceden bodas, funerales, y todo tipo de desavenencias que hacen que la pareja se replantee si realmente estar juntos es la decisión adecuada. 

Blunt y Segel tienen química como pareja, y la película consigue transmitir realismo en muchas de sus escenas, retratando las frustraciones y problemas que surgen en el camino al altar (o, más bien, en la convivencia en pareja). Además, en el reparto les acompañan Chris Pratt, Alison Brie, Mindy Kaling, y Rhys Ifans, todos estupendos, y responsables de la mayoría de los momentos cómicos de la cinta. Se echa de menos que la otra pareja del filme, Pratt y Brie, no tenga algo más de protagonismo, pues consiguen robar todas las escenas en las que aparecen. 

Quizás lo más curioso de The Five-Year Engagement es que comienza donde la mayoría de este tipo de películas terminan, cuando el amor ya ha nacido y es momento de saber si puede sobrevivir en el mundo real. Esto es sin duda un punto a su favor, y la hace destacar en el género, salvándola de muchos de los tópicos del mismo. 

Con el lastre de su duración (90 minutos hubieran sido suficientes) llegamos a un final  típico y conformista, propio, en este caso sí, de comedia romántica. Y es que Eternamente comprometidos nos deja con la sensación de que su argumento podría haberse desarrollado mucho mejor si quizás su director no hubiese intentado que fuese todo a la vez, comedia y drama, romántica y amarga. Aunque, lo cierto es que, así es la vida. 

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 6/10