Entrevista Crazyminds… Carlos Therón, director de “Impávido”

CARLOS THERON
Quizá a alguno de nuestros lectores les resulte curioso e incluso chocante que hayamos entrevistado al director de Fuga de cerebros 2, no por menospreciar esta película ni mucho menos, si no por lo poco de ‘indi’ que gasta… Pero esta vez Carlos Therón nos ha presentado una película diferente, como él mismo nos ha contado, muy independiente, pequeña y artesanal. Impávido es el resultado de años de trabajo que por fin ven la luz en pantalla grande. Si os acercáis al cine a verla, sólo un consejo, estad con los ojos bien abiertos, un buen cinéfilo encontrará en ella multitud de referencias al cine de culto. Y luego que cada cual, haga sus comparaciones…

Crazyminds: Durante estos días de promoción, ¿cuántas veces te han llegado a decir queImpávido parece una de Tarantino?

Carlos Therón: Un par de veces (risas)

 

CM: ¿Sólo un par?

CT: (Risas) Bueno, de todas maneras esta cosa de intentar ubicar la película, de meterla en un ‘cajón’ para que sepas qué buscar… ya desde la propia productora hablaban de Snatch, de Airbag… creo que es inevitable el comparar. Supongo que ahora cualquiera que coja unas pistolas ya tiene eso de ‘Tarantino‘ encima. ¡Pero no pasa nada! Creo que sí, tiene muchas cosas en común, pero tiene tantas cosas en común como diferentes. ¡Pero no me molesta, me parece bien la comparación! (risas) ¡Me gusta Tarantino!

 

CM: Como bien dices la productora vende la película de una forma… pero, ¿cómo nos la vendes tú, que eres el director?

CT: Para mí la película es un juego, es plantear algo que entretenga sobre todo, que tú te sientes a ver la película y te olvides un poco del mundo. Planteo una especie de juego al espectador, con los cambios de ritmo, con los flashback, para que el propio espectador trate de hilar qué está pasando, cómo está pasando y llegar a la última bobina donde lo resolvemos todo con su propia teoría… y esperando que se lo haya pasado bien por el camino, que se divierta.

 

CM: ¿Cuáles son esas teorías que puede manejar el espectador? ¿Hablamos de suerte o ‘mala suerte’ de la búsqueda de la felicidad…?

CT: Sí, de lo que sucede en la trama… de quién engaña a quién… En esta película casi todo el mundo engaña a alguien, oculta algo o miente de alguna manera. Entonces saber qué personajes hacen qué es divertido. Yo, por experiencia, por lo que he comprobado con gente, es que es una peli que cuando la ves por segunda vez empiezas a encontrar un montón de cosas y te diviertes más… Por ejemplo, Nacho Vidaltiene por ahí una copia que la tiene destrozada, no para de verla, se lo pasa pipa… Ya con eso yo estoy encantado (risas).

 

CM: Entonces tu recomiendas ir al cine no una si no dos veces para encontrar esos pequeños detalles…

CT: (Risas) ¡Sería una campaña de marqueting muy buena! No creo que sea necesario… Lo que sí pasa es que ahora tú presentas la película, tienes el preestreno, el estreno, y parece que ya está, pero no… luego la película está en una estantería y dentro de unos años alguien la puede recuperar, volver a verla, comprarla… o… ‘mangarla’ como se hace ahora… (risas) Como sea, creo que puede ser interesante una segunda visión y una tercera. La película tiene una velocidad que a lo mejor puede ser excesiva en determinados momentos, pero pensando un poco en que puedas volver a verla y disfrutar de cosas diferentes que la primera vez no has visto.

 

CM: Hay muchos referentes en esta película, pero yo quiero que me hables de alguna que a ti te guste especialmente para que el público la pueda reconocer.

CT: Son referentes en muchos niveles. Hay cierta parte que a nivel estético está llena de cosas que de alguna manera hemos visto y hemos creado nosotros, hemos fabricado un mundo nuestro donde pasan estas cosas que no tiene nada que ver con el mundo real… un poco formado también con piezas de distintas películas o cosas que hemos visto… Todos los que hemos hecho la película somos más o menos de la misma generación y hablábamos un idioma muy parecido, entonces hay un montón de detallitos como el de un flashback con un niño y ese niño tiene detrás un póster que es el DeLorean de Regreso al futuro. Son pequeños detalles que nos divertían. El que quiera verlos los verá y el que no, pues no pasa nada… Están ahí como en un montón de películas más.

 

CM: Esta historia parte de un corto que hiciste en 2007, bautizado con el mismo nombre… la tenías metida en la cabeza desde hace años imagino, pero… ¿por qué ahora decides hacer el largo? ¡Ahora con esta crisis!

CT: La respuesta es que, no es de ahora, es de antes (risas). En realidad hicimos el corto y en seguida empezamos a trabajar en el largo. Conseguir financiación y llegar a hacerla y tal nos llevó mucho tiempo, y de hecho, esta peli la rodamos antes de Fuga de cerebros 2… Cuando yo estaba montando ésta me llamaron para ‘Fuga’, que tenía una fecha de estreno muy concreta, había que hacerlo en un tiempo muy concreto, entonces se quedó ahí, medio aparcada. Terminamos ‘Fuga’ y conseguimos terminar ésta. Es una película muy, muy independiente, es muy pequeña, con muy poco dinero. Hay una cosa, que me resulta curiosas, y es que, si yo no hubiera hecho esta película seguramente no me hubieran ofrecido ‘Fuga’ y si no hubiera hecho ‘Fuga’ a lo mejor esta peli nunca se habría estrenado. Son complementarias en ese sentido.

 

CM: Como director, ¿qué diferencias tiene hacer una película como ‘Fuga de cerebros 2‘ y ésta? Para el público pueden resultar casi opuestas…

CT: Bueno, tienen cosas en común, como el gamberreo…. (risas). ‘Fuga’ es un producto que viene con unas especificaciones claras de cómo tiene que ser… Además, dabas una patada y te salían 30 productores y todo el mundo opinaba y tal. ‘Impávido‘ es una cosa muy pequeña y más personal. La he escrito yo, la he montado yo… Es prácticamente artesanal. Las diferencias a la hora de rodar: yo iba en esta película a por lo que quería a toda velocidad… y ‘Fuga’ es un proceso más comercial y más complejo. Las dos cosas están bien, lo que pasa es que hay que adaptarse al tipo de película que estás haciendo. Ésta era casi un capricho de unos cuantos y ‘Fuga’ era un producto que tenía que llegar a determinada gente, con una forma de hacer y dentro de una industria un poco más asentada.

 

CM: Siendo la película tan ‘gamberra’ como dices y con Nacho Vidal como el malo malísimo, seguro que tienes muchas anécdotas de rodaje para contarnos…

CT: Nacho vino un día avisando de que había quedado… y como había quedado… hizo todo en diez minutos… porque había ‘quedao’ (risas). Hubo una anécdota muy divertida… Hay una secuencia en la queJulián Villagrán está con los pantalones por los tobillos corriendo por un pasillo y le está disparandoNacho… Él me decía que cómo le hacía eso, ¡que cómo se me ocurría ponerle en pelotas… delante deNacho Vidal! ¡Que se iba a reír de él!

Síguenos en Facebook: