Después de todo Tarantino seguirá con sus ‘ocho malditos’

Toda esperanza parecía perdida si teníamos en cuenta las palabras de Quentin Tarantino tras la filtración de su guión, The Hatelful  Eight. No obstante, tras el calentón del momento siempre llega la etapa de reflexión, y parece que aún hay esperanza para que el director lleve su proyecto a la gran pantalla.

Este sábado se produjo la lectura pública (a la que podías asistir previo pago de 200 euros por una entrada) del guión en el Museo de Arte de Los Ángeles, una lectura que se ejecutó ante la presencia de los hermanos Weinstein, entre otros, y para la cual Tarantino ha contado con los que podían haber sido (o aún pueden ser) el elenco que formaría el reparto de la cinta: Samuel L. Jackson, Kurt Russell, Tim Roth, Bruce Dern, Zoe Bell, Amber Tamblyn, Walton Goggins, Denis Menochet, Dana Gourrier, James Parks, Michael Madsen y James Remar.  Señalaremos como curiosidad, no sabemos si porque simplemente no pudo acudir o porque Tarantino decidió prescindir de él, la ausencia de Cristoph Waltz, uno de los primeros actores que estaba vinculado a este proyecto.

Durante el acto de lectura, Quentin Tarantino iba haciendo aclaraciones -algunas de ellas muy precisas-, como dónde sucedían los hechos, cómo sucedían, los ángulos que tomaría, la película a usar -en palabras de él ‘gloriosos 70mm’- o que la historia se divide en cinco capítulos: ‘El capítulo 5 (titulado Black Night, White Hell) que veréis aquí no será en un futuro el mismo, así que es la única ocasión en que veréis esta versión. Ahora estoy trabajando en un segundo borrador. Éste es el primero’, dijo Tarantino, lo que alimenta la esperanza de que este proyecto se hará realidad.

Medios como Variety o The Hollywood Reporter recoge algunos hechos de la representación. Nosotros estamos casi seguros de que este proyecto verá la luz y que Tarantino ya le ha dado y le estará dando mil y una vueltas para hacerlo realidad, al fin y al cabo Hollywood también es igual a marketing, y si nos paramos a pensar y sacamos algo bueno de toda esta situación para el director de Pulp Fiction, ha sido mucha la publicidad que ha obtenido y son muchos los que irían a ver la película (fans ‘tarantinianos’ aparte) aunque fuese sólo por curiosidad.