Dallas Buyer Club de Jean-Marc Vallée

 Aún recuerdo un gag de Padre de Familia en el que Stewie no para de repetirle a la versión de dibujo de Matthew McConaughey lo malas que son sus películas, mientras el actor no para de darle la razón. Deberían revisar esa broma. Podemos hacer la prueba, cojan cualquier película de las tempranas del actor, en las que sale con Kate Hudson o Sarah Jessica Parker o quién sea, y luego vean Dallas Buyer Club. Sobran las explicaciones.

El director Jean-Marc Vallée narra la historia verídica de Ron Woodroof, un vaquero de rodeo drogadicto, mujeriego y homófobo en el Texas de los ochenta, al que le cambia la vida cuando le diagnostican SIDA. En una época en que la enfermedad se asociaba a la homosexualidad y en el que aún no había medicamentos efectivos, Woodroof funda el club de compradores de Dallas que comercia con medicinas del extranjero aún no aprobadas por el gobierno de Estados Unidos.

Matthew McConaughey perdió veinte kilos para interpretar al personaje principal de la película y eso no le impidió echarse sobre los hombros la historia. En un film en el que todo está muy bien, el protagonista sobresale en una actuación de las que pocas veces podemos hablar, de esas que llenan y que parecen que van a salirse por la pantalla. McConaughey brilla, y mucho, eclipsando al resto de reparto que se mueve seguro a su sombra. Salvemos de esta quema a Jared Leto como el amigo y socio transexual quien llegó a estar más delgado incluso que McConaughey y en el que éste ha encontrado un duro competidor.

El realizador Jean-Marc Vallée firma un montaje ágil, entretenido, impactante, muy alejado de los habituales biopics en torno a la figura de un improbable antihéroe del que sabemos que acabaremos queriendo pero no por eso pierde su gracia. La denuncia social está también muy presente, más allá de la discriminación sufrida por los enfermos de SIDA, y lanza dardo muy certeros contra las farmacéuticas y su oscura relación con el sistema sanitario estadounidense.

Dallas Buyer Club va fuerte en la carrera de premios que se suceden en Norteamérica a finales de años. Va con seis nominaciones a los Óscar y ninguna de esas nominaciones nos chirria: Mejor Película, Mejor Actor, Mejor Actor de reparto, Mejor maquillaje y Mejor Guión Original. Si tuviéramos que escoger cuáles se llevan nos quedamos con los de las interpretaciones. Matthew McConaughey y Jared Leto ya los han conseguido en los Globos de Oro, los premios del Sindicato de Actores y los de la Crítica.

En España se estrena e el 14 de marzo.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8,5/10