Cortogenia 2016: menos es más

Cortogenia

Asistimos al estreno de la 17ª edición del Festival Cortogenia en el cine Capitol en pleno corazón de la Gran Vía. El plato fuerte de esta edición era el estreno del último cortometraje del cineasta Benito Zambrano (Solas, La voz dormida), The beginning (2015) protagonizado por Mar Saura Sergio Peris-Mencheta y acompañando a los protagonistas tenemos a Juanjo Artero, Montse Plá y Xavi Mira.

El corto The Beginning, que para empezar es inclasificable es ¿comedia romántica?, ¿ciencia ficción?, ¿de denuncia social?. Perdonarme aún no me he recuperado, sigo estupefacta y más cuando leo como la describen los medios de comunicación: “Un cuento tragicómico que, a través de una denuncia al acoso laboral, narra una historia de esperanza que reivindica las sorpresas que la vida regala a través de las personas que nos topamos en el camino. Perdón… ¿Qué?

Pero me estoy anticipando, antes del estreno de The Beginning la velada la inauguró el cortometraje de Javier Oliver García, Baile de máscaras (2016), cuenta la historia de la viralizacion de un video de contenido sexual por la red y las consecuencias que eso le suponen a los protagonistas. La historia enseguida te atrapa y te tiene en todo momento pegado a la silla, es impactante porque en tan solo 17 minutos que dura te deja inquieto y ansioso por lo que va a ocurrir. En el reparto destaca Antonio Dechent, está sensacional, en las tomas en las aparece adquieren peso e intensidad.

Después llegó el turno del cortometraje de Axier Salazar, Dantzariak-Bailarines (2016), nos presenta la historia de una mujer, víctima del terrorismo en los años 80 donde su marido muere en un coche-bomba. Tras 28 años después del atentado, les ofrecen a esta mujer y a su familia la posibilidad de tener un encuentro con el ex etarra que cometió el atentado. La historia es sobrecogedora, como cada personaje se enfrenta a la situación de estar cara a cara con el ex etarra que cometió el ataque terrorista. No llega ni a 20 minutos pero es más que suficiente ya que consigue retorcerte en la butaca, y tener sentimientos encontrados. El director trata con sumo tacto y delicadeza el tema. Se palpa en cada escena, en la música y en los planos. Y cuando llega al final, nos deja una pequeña reflexión. Maravillosa. Arrancó el mayor aplauso en toda la sala.

A continuación, el cortometraje Alike (2015), que cuenta con el Goya al Mejor Cortometraje de Animación. Está dirigida por Daniel Martínez, Lara y Rafa Cano Méndez. Es una simpática historia donde un padre y su hijo, nos hacen reflexionar cómo estamos educando a nuestros hijos. El final guarda una pequeña moraleja que os recomiendo ver.

Llegó el turno de la propuesta de Benito Zambrano que nos presenta la historia de una mujer llamada Marta protagonizada por Mar Saura que sufre acoso sexual por parte de su jefe con el que había mantenido una relación anteriormente. La mujer cree que su infierno ha terminado cuando a su jefe le trasladan a otra oficina, pero nada más lejos, el jefe sustituto y amigo del antiguo jefe también intenta abusar de ella. Marta vive una pesadilla se refleja en su estado físico y anímico. Intenta buscar una salida por todos los medios. Hasta que un día, un obrero llamado Ricky protagonizado por Sergio Peris Mencheta, la defiende ante su agresor. Al parecer no era la única que sufría acoso ya que se destapan otros casos dentro de la oficina. En la escena final, Ricky le revela que estaba enamorado de ella desde el colegio y que sigue estándolo, lo que le devuelve la esperanza en el amor y en los príncipes azules a Marta. El cortometraje frivoliza el problema del acoso sexual que sufren en las oficinas incluso relegándolo a un segundo plano. En cuanto al final es empalagoso y desconexo de la primera parte que nada tiene que ver.

En el mismo día, los espectadores teníamos la oportunidad de votar por el mejor corto para otorgar el Premio del Público, que se entregará a finales de año en la Gala de Clausura. El resto de los premios los concederá un jurado compuesto por profesionales del sector.

Como conclusión, os diré que es un festival que se destacó por la calidad de las propuestas presentadas y los jóvenes directores tienen mucho que contar. Además se dejó de manifiesto que contar con un mayor presupuesto y con actores de renombre no siempre se traduce en calidad. A veces, menos es más.

Por supuesto os animo asistir a próximas ediciones. ¡No os arrepentiréis!