Colin Firth y Nicole Kidman en The Railway Man: el calvario de Eric Lomax

Basado en hecho reales, el drama histórico adaptado en el largometraje The Railway Man (Un Viaje Largo será su título en España), protagonizado por Nicole Kidman y Colin Firth tendrá su estreno en España el próximo 13 de diciembre (aunque antes pasará por el Festival de San Sebastián). La historia se inspira en la autobiografía de Eric Lomax, libro publicado en 1995 bajo el mismo título.

Para quien no esté familiarizado con Lomax, os relatamos un poco su historia: Eric Lomax, se alistó en el ejército británico como experto en señales al estallar la II Guerra Mundial. Enviado a Singapur, fue apresado en 1942 por los japoneses y trasladado a la prisión de Changi, lugar donde, junto a otros compañeros, consigue fabricar una radio con el próposito de conocer las noticias de los aliados en la guerra. En uno de los traslados, Lomax, quien curiosamente era un apasionado de los ferrocarriles, logra pasar los controles e introducir la rudimentaria radio en una lata de galletas en el largo viaje que le espera a él y sus compañeros en un tren de mercancías en el que pasarán largas jornadas de trabajos forzados construyendo la línea ferroviaria entre Siam y Burma, una línea que posteriormente pasaría a ser conocida como ‘la línea de la muerte’. Pero aquellos trabajos sólo eran el principio de lo que acontecería; los japoneses encontraron la radio de Lomax y entonces se desencadenó el auténtico calvario. Lomax fue acusado de espionaje y pese a sus esfuerzos por explicar el uso de la radio como un medio informativo y no militar sus captores lo sometieron a diversas torturas e interrogatorios. Interrogatorios en el que tuvo un especial papel Takashi Nagase, quien actuó de intérprete para Lomax traduciendo las diversas preguntas y amenazas de muerte. Acabada la guerra, Lomax salió de aquel calvario e intentó seguir con su vida: trabajó como telegrafista y periodista escribiendo artículos sobre ferrocarriles intentando tener una activa alejado del trauma pasado. No obstante, quedó muy dañado psicológicamente, y una vez jubilado sus pesadillas y ataques de pánico se agravaron. Para su sopresa, un antiguo compañero de cárcel le mostró el recorte de un artículo en el que se recogía la acción de Takashi Nagase, pues, una vez acabada la guerra, se había dedicado a localizar a los prisioneros que fueron torturados para pedirles disuclpas y en el que Nagase aseguraba que todas sus víctimas le habían perdonado. La mujer de Lomax escribió a Nagase para decirle que aquello no era cierto, pues a su marido nadie le había pedido disculpas. Nagase manifestó en otra carta su deseo de encontrarse con Lomax, encuentro que sucedió en 1993 en un lugar muy representativo para ambos: el puente sobre el río Kwai (que también hizo famoso David Lean con su película El Puente sobre el Río Kwai).

En 1998, Nagase presentía que no viviría mucho más, y ambos acordaron encontrarse de nuevo ante la angustia del nipón por la duda de que Lomax no lo hubiese perdonado. No obstante, Lomax mantuvo su postura: “Después de nuestro encuentro me sumí en un estado de paz y determinación. El perdón es posible cuando alguien está preparado para aceptar la disculpa”.

Ahora, el australiano Jonathan Teplitzky lleva a la gran pantalla la historia de este escocés que tras una vida de traumas murió hace casi un año a los 93 años de edad.

Os dejamos con el reciente tráiler.